Inicio NOTICIAS Día de Recordación del Holocausto- Histórico discurso de Shimon Peres en el parlamento alemán

Día de Recordación del Holocausto- Histórico discurso de Shimon Peres en el parlamento alemán

Por
0 Comentario


En el estado de Israel y en todo el mundo, los sobrevivientes del Holocausto están partiendo gradualmente del mundo de los seres vivos. Sus números se desvanecen cotidianamente. Al mismo tiempo, hombres y mujeres que participaron en la actividad más odiosa sobre la tierra, aquella del genocidio, todavía viven en suelo alemán y europeo y en otras partes del mundo.
Mi pedido hacia ustedes es “hagan todo lo posible para llevarlos ante la justicia”.
Pero no en sentido de venganza. Esta será una lección educativa. Esta es nuestra hora de gracia para la generación joven, donde quiera que estén. Que recuerden, y nunca olviden, que deben saber lo que ocurrió y que nunca, absolutamente nunca, tengan la menor duda en sus mentes que hay otra opción más que la paz, la reconciliación y el amor.
Hoy, el Día internacional de Recordación de las Víctimas del Holocausto, es el día en que el sol brilló por primera vez, hace 65 años y luego de 6 años de mal, sus rayos revelan la destrucción de mi pueblo.
En el mismo día, el humo todavía se elevó sobre los crematorios bombardeados y las manchas de sangre y cenizas todavía están en el suelo del campo de exterminio Auschwitz-Birkenau.
La plataforma de la estación de trenes está silenciosa y la “rampa de selección” no tiene gente. En el monstruoso campo de asesinato se asentó una engañosa atmósfera de tranquilidad.
El oído sólo capta la calma, pero desde la profundidad del suelo congelado emana un grito que rompió los corazones humanos y ascendió a los cielos pasivos y silenciosos.
El 27 de enero de 1945, el mundo se dio cuenta de lo que pasaba, de alguna manera muy tarde; de que seis millones de judíos ya no estaban entre los vivos.
Este día no es solo una conmemoración de las víctimas, no sólo del remordimiento de conciencia de la humanidad a la luz de la atrocidad incomprensible que tuvo lugar, pero también de la tragedia que derivó de la tardanza en accionar.
Esta es la lección aprendida de la falta de atención del mundo a la luz de llamas y de la máquina de muerte que operaba día tras día, año tras año, sin oposición.
(…)Estoy frente a ustedes en este día y en este lugar como representante del estado de los judíos, el estado de los sobrevivientes, el estado de Israel.
Veo en mi mente la imagen de mi profundamente respetado abuelo, rabino Zvi Melzer, dignificado. Fui bendecido con ser su nieto. Fue mi guía y mi mentor.
Me enseño la Torá. Puedo verlo con su barba blanca y oscuras cejas, envuelto en su talit, entre la congregación rezando, en la ciudad donde nací, Vishniev.
Todavía lo recuerdo en la estación de trenes donde yo, un niño de 11 años de edad, comencé mi viaje desde mi pueblo hacia la Tierra de Israel. Recuerdo su abrazo, recuerdo las últimas palabras y la orden que me dio “hijo mío, se siempre judío”.
El tren silbó y comenzó su camino. Continué mirando a mi abuelo hasta que desapareció de mi vista. Esa fue la última vez que lo vi.
Cuando los nazis llegaron a Vishniev, ordenaron a todos los miembros de la comunidad que se congreguen en la sinagoga. Mi abuelo marchó al frente, junto a su familia, envuelto en el mismo talit en el que me envolví de niño. Las puertas se cerraron desde afuera y se incendió la estructura de madera. Y los únicos restos de la comunidad fueron cenizas. No hubo sobrevivientes.
(…) El odio de los nazis no puede definirse sólo como antisemitismo.
Esa es una definición usada comúnmente. No explica completamente la intención asesina y bestial que motivaba al régimen nazi y a su obsesivo objetivo de aniquilar a los judíos.
El objetivo de la guerra era conquistar Europa, no anotar puntos con la historia judía.
(…) Estoy orgulloso de ser archi enemigo del régimen nazi. Estoy orgulloso del legado de nuestros abuelos, completamente opuesto a la doctrina del racismo. Estoy feliz de la creación de Israel, la respuesta moral e histórica al intento de borrar al pueblo judío de la faz de la tierra. Agradezco a Dios que los pueblos se levantaron y aplastaron la locura, el mal y la crueldad.
El Holocausto debe estar siempre presente en nuestro pensamiento y en la conciencia de la humanidad, y servir como una advertencia inequívoca, perpetua, como un decreto obligatorio de respetar la santidad de la vida, la igualdad entre los hombres, la libertad y la paz. (…)

En su discurso, Peres advirtió sobre la amenaza iraní e indicó que Israel está dispuesto a renunciar territorio para lograr la paz con los palestinos.
Sobre Irán dijo “nos identificamos con los millones de iraníes que luchan contra la dictadura y la violencia. Como ellos, rechazamos al régimen fanático que contradice la carta orgánica de la ONU, un régimen que amenaza con destrucción, acompañado por plantas nucleares y misiles y que activa el terror en su país y en otros. El régimen es un peligro para el mundo entero”.  

Traducido por Gabriela Laham

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat