Inicio NOTICIAS Día de Recordación del Holocausto
Pensamientos de Sara Bloomfield*

Día de Recordación del Holocausto
Pensamientos de Sara Bloomfield*

Por
0 Comentario

El siglo 20 fue el siglo de la muerte. Si queremos que nuestro siglo sea diferente, debemos contemplar los resultados del siglo que pasó. El Holocausto no empezó con asesinatos, sino con odio. Pero mucho antes que el odio, empezó con algo que se originó en el siglo 20: la capacidad de influir a una audiencia en masa. Haga clic en título para continuar.

La plataforma del partido nazi no estaba basada en odio, sino en esperanza. Ellos ofrecían libertad, unidad y estabilidad. Utilizando el mercado de nichos, alcanzaron a todos los segmentos de la sociedad, ofreciéndoles a todos una parte de una nueva comunidad nacional. Algunos serían excluidos, pero eso no se supo hasta más tarde.    

¿Cómo alcanzaron a las masas con este mensaje radicalmente nuevo? Con métodos radicalmente nuevos. Hoy en día, el uso del micrófono y el altavoz es normal, pero la amplificación del sonido era un nuevo método en la década de 1920. Mediante el uso de radios y discos fonográficos, llevaron la vida política a la vida personal. Tomaron el valor de la innovación para deslumbrar al electorado. Promovieron la televisión y Hitler fue el primer político europeo en utilizar un avión para hacer campaña. 
Nos preguntamos ¿cómo los Nazis ganaron las elecciones en una de las naciones más educadas del mundo, en una democracia con libertad de prensa? Berlín tenía 146 periódicos en la década del ’20. Pero los nazis no sólo conocían el poder de la propaganda, sino también cómo unirla a las tecnologías más avanzadas. Actualmente, estaría en todos los sitios web, celulares, Twitter y Facebook.
La tecnología de hoy puede ser diferente, pero su capacidad de influenciar a una audiencia en masa presenta las mismas oportunidades y los mismos peligros. Lo que los nazis entendieron sobre la naturaleza humana nunca ha cambiado.

Nuestra susceptibilidad a la ignorancia, el temor, el odio y la aceptación es exactamente igual. Lo que cambia es que en nuestro mundo globalizado, la amenaza es mayor. Hitler una vez dijo “la propaganda es una arma realmente terrible en manos de un experto”. En la era de Internet, cualquiera puede ser experto. 

Es por esto que las lecciones sobre el Holocausto son tan urgentes. Tienen una relevancia única en un mundo que cuestiona la verdad, la moralidad, la autoridad y la relación del individuo con la comunidad. Son vitales tanto como recordatorio sobre la debilidad de la naturaleza humana, como una base moral que desafía a los ciudadanos y a los líderes a mantener nuestros valores, no solamente en la retórica, pero en la realidad.

*Sara Bloomfield, Directora del Museo del Holocausto de Washington

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat