Inicio NOTICIAS Según encuesta un 55% opinian que los judíos tienen demasiada influencia sobre lo que acontece en Polonia y en el mundo.

Según encuesta un 55% opinian que los judíos tienen demasiada influencia sobre lo que acontece en Polonia y en el mundo.

Por
0 Comentario
Por Roman Frister. Corresponsal de Haaretz en Varsovia .- El sábado pasado se conmemoró, en Polonia, el "Día del Judaísmo" en el mismo espíritu del Papa Juan Pablo II, que vio en los judíos "Hermanos Mayores en la Fe". Pero, ¿acaso los polacos realmente aceptan el estilo del padre de la Iglesia Católica?
 
"Estaba en camino hacia el evento central del Día del Judaísmo en la ciudad de Tarnow, desde donde dirigieron sus conciliadores discursos, el Gran Rabino Michael Schudrich y uno de los cardenales católicos y, como en el aire ya se respira el clima de elecciones a la presidencia del país, le pregunté al conductor del taxi a cuál de los dos candidatos de mayores posibilidades, le daría su voto. "Qué cambia? Si de cualquier modo, los judíos son los que controlan todo", me respondió. Por supuesto que, en la opinión del caballero,  no hay ninguna conexión con la realidad. En la primera línea de los líderes polacos no se puede encontrar ni un solo judío, ni con lupa,  y –  en los partidos representados en la Cámara- se los puede contar con los dedos de una  mano. De todos modos, la voz del taxista, no es aislada.
 
En una investigación, realizada por el popular diario GAZETA WYBORCZA,casi el 55% de los encuestados respondieron que, en su opinión, los judíos tienen demasiada influencia sobre lo que acontece en Polonia y en  el mundo. Es el número más alto (entre 10 países europeos y Estados Unidos) en los que el tema fue revisado por "American Jewish Committee". Cabe destacar que en ningún país el dato fue menor al 25%.Esos patrones de pensamiento tienen sus raíces en el antisemitismo que, en gran medida, son herencia del pasado y se manifiestan en el sector público, aunque existe todavía en la conciencia personal, entre los miembros de las capas más débiles, influidos  por la iglesia conservadora.
 
A pesar que, en un país de 40 millones de habitantes, existe un iracundo número de comunidades judías, los encuestados que vieron en la influencia judía un peligro, tendían a exagerar en su estimación sobre el número de judíos. En respuesta a las preguntas de los responsables del estudio, desarrollado por el Centro Oficial de Opinión Pública, se destacaron cifras que multiplicaban en diez a las reales. 14% de los entrevistados consideraron que,en Polonia, viven en la actualidad, un millón de judíos  mientras,  su número real, no supera a las 10 mil almas.
 
Si bien en la vida cotidiana, en Polonia no se siente el antisemitismo activo y los partidos nacionales, que enarbolaron su abierta hostilidad hacia los judíos, nunca alcanzaron el porcentaje necesario en las elecciones para llegar a la Cámara, las encuestas realizadas por las instituciones de investigación en el Día del Judaísmo demuestran que, los judíos, no son acreedores de gran simpatía, en especial, entre la gente más simple. 15% de los polacos, sostiene que, aún estando ante peligro de vida, no aceptarían una donación de sangre proveniente de judíos, pero tampoco de un negro, árabe o un gitano.
 
La mitad de la población se opone, de modo tajante, a un Primer Ministro que no sea polaco y católico. A un presidente de origen judío, no lo votarían el 33% de los electores, mientras hace una década, la cifra ascendía a 40%.
 
Sin embargo, ascendió, significativamente, el número de polacos que sospechan de la veracidad en la famosa declaración del Papa. Durante la visita de Juan Pablo II al Muro de los Lamentos, 39% de los ciudadanos de Polonia se identificaron con sus dichos: "Los judíos son nuestros hermanos mayores en la fe". En el presente, solo el 26% acuerda con esa definición.
 
Un profesor de Sociología en la Universidad de Varsovia destaca que, los prejuicios sobre los judíos, no surgen del conocimiento personal o del contacto directo con judíos. Son consecuencia del pensamiento histórico continuo sobre las relaciones judíos-polacos.
Los polacos, recuerdan el pasado como un drama nacional, dentro del cual ellos son los principales actores y sostienen que, su sufrimiento, no mermó por el sufrimiento de los judíos, en el período de la Shoa. El reconocimiento sobre el Holocausto del Judaísmo polaco difícilmente encuentra su camino en la comprensión popular. No colabora la ausencia de cercanía con la población judía. La idea más difundida es que, los judíos,  no se refieren lo suficiente a las víctimas polacas en el período de la ocupación nazi. La cuestión no surge de la falta de conocimiento. Son plenamente concientes del hecho que, casi todos los judíos polacos, encontraron su muerte en los campos de exterminio y se creó, entre ambos, una especie de competencia insana sobre la magnitud del sufrimiento. Las ideas más populares le otorgan una especie de sensación de supremacía moral.
 
Las sensaciones negativas entre los cuidadnos polacos no encuentran su expresión en el campo público y gubernamental. Las librerías están llenas de investigaciones sobre el aporte judío al desarrollo de la economía y la cultura en Polonia, en el pasado no lejano y, el gobierno, colabora en la renovación de la vida judía en el país. El proyecto más significativo es la creación de un Museo de la Historia Judía Polaca, en el centro de la capital, sobre un terreno donado por la Municipalidad de Varsovia. Sumado a ello, la ayuda económica otorgada al teatro Yiddish, el retorno de bienes que, en el pasado, fueron propiedad de la comunidad judía a lo largo del país y una tolerancia absoluta hacia organizaciones y organismos, como el nuevo establecimiento de Jabad o las escuelas fundadas por el Fondo Lauder.
 
En el plano político, cabe destacar la cercanía cultural y militar entre Varsovia y Jerusalén. Polonia es considerada hoy como la buena amiga de Israel en el ámbito de la Unión Europea.
 
¿Es posible esperar un cambio positivo en el plano individual?
"Las personas, individual y colectivamente siempre reconstruyen el pasado histórico a efectos del presente. Ese proceso modifica  la conciencia y también la sensación de identidad nacional. Y,   la nueva identidad,  permite ver el pasado con una luz totalmente diferente. Es posible que la reconstrucción de la memoria nacional  resulte  solo cuando ocurra sobre Polonia un proceso de modernización real y los polacos encuentren el lugar que les corresponde en la familia de los pueblos europeos, lo que les brindará una sensación de orgullo nacional. A partir de ese cambio, podrán permitirse ver la realidad con ojos más críticos y la cuestión tendrá proyecciones directas sobre la valoración de las relaciones históricas con el pueblo judío", explica el Profesor Solek, de la Universidad de Varsovia.
 
El antisemitismo polaco levanta su cabeza en Youtube
La propagación de Internet en los bares, bibliotecas y en los hogares polacos  puso a los habitantes del país y, en especial,  a los jóvenes frente a un nuevo estilo de envío de mensajes antisemitas. Sitios, del tipo de Youtube, sirven de escenario para bandas que difunden contenidos antisemitas con demasiada facilidad y, sus obras problemáticas, son observadas por miles de espectadores.
 Mientras el país lucha por descubrir el antisemitismo en el ámbito público, como la profanación de tumbas y graffiti en las calles, parece que no se hace lo suficiente en la lucha contra los círculos antisemitas que actúan en el ámbito virtual.
 Entre las bandas antisemitas -que hicieron un uso exitoso de Internet para la difusión de sus programas- se destaca "Bubbland" conducida por el cantante y activista político Leszek Bubble . Una de las películas que subió la banda y fue vista por 171 mil espectadores, alerta a las mujeres polacas del Gran Rabino del país, Michael Schudrich.
Según Daniela Maletz, nueva inmigrante de Polonia, "Ya hace varios años que Bubble difunde, de modo ilegal, folletos con tufo antisemita. Muchas veces llegó a los tribunales pero logra salir de eso cada vez con el argumento que es loco. Ahora  actúa por otro eje, Internet y a través de la música pop, logra sumar a los jóvenes".
 
Internet es una herramienta difícil de controlar en un país democrático como Polonia. Cabe la pregunta si es el estado quien debe ocuparse de los clips en Youtube o si es necesario conformar un organismo que se haga cargo del tema. Cidipal

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat