Inicio NOTICIAS El tango hace furor en Israel

El tango hace furor en Israel

Por
0 Comentario


El tango no es simplemente una forma de vida o una disciplina en Israel. Sirve como puente cultural, une diferentes corrientes migratorias que no tendrían nada en común de no ser por el tango.

Gran ejemplo de esto es la población rusa israelí, que por su gran tamaño, no aprendió hebreo porque no necesitaba conectarse con personas fuera de su comunidad. Excepto los jóvenes en la universidad o en el ejército, los mayores no aprendían el idioma. A partir del tango empezaron a aprender hebreo para comunicarse con sus compañeros de clase y, en consecuencia, con la sociedad en general.
Alrededor del año 2000, en Israel la gente no conocía de qué se trataba el tango, baile que es patrimonio cultural de la humanidad, declarado por la Unesco. Los israelíes pensaban que el tango era “sólo para mayores” en ocasiones especiales, entonces se preguntaban qué era lo que había que aprender.
No obstante, con el paso del tiempo, el público comenzó a entender que se trataba de algo completamente diferente, de un baile exótico, por qué no, atrapante.
De a poco fueron llegando los israelíes a las clases, por el “boca en boca”, y a mediados 2001 en Israel ya había un grupo suficientemente grande como para abrir la primera milonga, en Jerusalem, que cumplió ocho años en 2009.
Hoy en día, en Israel hay una comunidad bastante grande de tango. Para el 25 de diciembre, en la milonga de todos los meses de Tel Aviv participó una orquesta, dos de sus miembros son bailarines aficionados de tango, con otros dos amigos de ellos que son músicos. Y hubo una milonga, la más grande de Israel, con 200 personas.
Respecto al rango de edades de los alumnos, Silvia Rajschmir, dueña de escuelas de tango en Israel, “al principio daba clases a grupos de entre 40 y 60-70 años, pero en los últimos años empezaron a llegar chicos jóvenes, de 20 a 25 años. En Jerusalem, por ejemplo, la edad bajó muchísimo, tengo un grupo de estudiantes de la universidad y en Tel Aviv estudian jóvenes soldados”.
Con respecto al puente cultural que general el tango, “abrazar” una nueva cultura no se queda sólo en la palabra, según Silvia, quien contó que “otra cosa importante que me dicen es que les enseñé a abrazar. Me impactó que el tema del contacto entre argentinos, algo tan natural, es natural en argentinos, no en todo el mundo. Ahora se abrazan, se saludan, es lindo ver ese cambio”.
Los israelíes tienen una gran conexión con Argentina, dado que los inmigrantes de este país lograron integrarse muy bien a la sociedad. Los israelíes son grandes consumidores de telenovelas argentinas y tienen gran interés por el idioma español, sumado al afecto por Argentina, que fue generado por la inmigración netamente sionista de años atrás.
Para los alumnos de tango, el sueño más grande es llegar a Buenos Aires para bailarlo. De hecho en 2005, Silvia llevó a dos alumnos a Argentina y "los llevé a las milongas a tomar clases, compraron zapatos, ropa, y estaban enloquecidos, no se querían volver, pero vuelven llorando, tomando mate con alfajores Havanna”.
La escuela de Silvia, “Lo de Silvia”, funciona en Jerusalem y Tel Aviv para alumnos principiantes, intermedios y avanzados. Organiza milongas todas las semanas en Jerusalem los días jueves- hasta altas horas de la madrugada-, y una milonga mensual el último viernes de cada mes en Tel Aviv.
Lleva a Israel maestros de Argentina, como Graciela González, Nito y Elba, Elina Roldan y Ramiro Gigliotti, Milena Plebs y Fernando Galera.

GL

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat