Inicio NOTICIAS Se cumplen 100 años del movimiento kibutziano

Se cumplen 100 años del movimiento kibutziano

Por
0 Comentario
Así surge de un estudio desarrollado por el Instituto de Investigación del Kibutz, en la Universidad de Haifa. De otro estudio surge que, el 70% de sus miembros, obtienen menos de 7000 shekalim, mensuales y el 12% recibe por encima de 12.000 shekalim. La investigación da a conocer que 188 kibutzim (72% del total), se conducen de acuerdo al modelo "kibutz renovado", es decir, que transcurrió por un proceso de privatización y distribuye salarios diferenciales a sus miembros. 65 kibutzim (25%) se conducen como "kibutz colectivo" y 9 kibutzim (3%) según el modelo "modelo mixto".
 El "kibutz colectivo" es definido como aquel en el que no existe relación entre la labor que desempeña un miembro y el presupuesto que percibe. Es decir, la remuneración es equitativa.
El "modelo mixto" es aquel en el que un porcentaje reducido del ingreso por la labor realizada, representa un componente en el presupuesto del miembro, sumado a un componente equitativo a todos y, a veces, un componente comprendido por los años de antigüedad.
El "kibutz renovado" es el privatizado, el modelo más difundido hoy. En ese estilo, todo ingreso por labor realizada, descontados los impuestos, sustituye el presupuesto del miembro. En el kibutz renovado se preserva la propiedad compartida sobre los bienes del kibutz y una "red de seguridad", sistemas que protegen los beneficios de los miembros en temas de salud y asistencia, jubilaciones, pensiones y educación.
 En relación al pago igualitario a los que trabajan en una labor adicional (más allá del trabajo regular)  surge del estudio que, de los 18 entre los 65 kibutzim colectivos, existe, por lo menos, un modo de pago por horas extras, mientras el más difundido lo constituye el pago por el trabajo en Shabat (sábado).
 En palabras del coordinador de la corriente "colectiva" del movimiento kibutziano, Elisha Shapira, "La novedad más interesante es que existen kibutzim que resolvieron permanecer equitativos: más  miembros comprenden que, en el traspaso del kibutz colectivo al  diferencial, la mayoría es perjudicada y solo una minoría mejora su condición. Cuando se inicia la privatización, el compañero percibe más dinero y supone que su condición mejorará  pero,  al llegar el momento de pagar por la salud, educación y otros servicios elementales, descubre que su situación empeoró y todavía no me referí a que, en muchos kibutzim, los veteranos no tienen garantizada la jubilación que fijó el Movimiento, que llega a tan sólo  2750 shekalim".
"El desafío más importante es el diseño de su imagen, luego de años de crisis económica y social continuada por dos décadas", dice Zeev Shor, Secretario del Movimiento Kibutziano. "El movimiento atravesó la crisis, a excepción de algunos pocos que aún deben ordenar compromisos propios. Todos son  estables desde lo económico y,  los hijos, vuelven a casa. 2500 nuevos compañeros se registraron  en el 2009, 60%  hijos del kibutz que retornaron a su casa".
 
"En los años de la crisis, hubo compensaciones en el estilo de vida del kibutz y también en los kibutzim renovados. Se preservó  la responsabilidad mutua y la asistencia a los más débiles", agrega Shor Cidipal

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat