Inicio NOTICIAS Ahmadineyad afronta mañana un difícil voto de confianza para su Gobierno

Ahmadineyad afronta mañana un difícil voto de confianza para su Gobierno

Por
0 Comentario

El Parlamento iraní inicia este domingo la sesión destinada a conceder el voto de confianza al nuevo gabinete, que se perfila como un examen de la capacidad de maniobra del presidente, Mahmud Ahmadineyad.

Criticado por la oposición reformista, que considera su reelección fruto de un fraude masivo, el mandatario se enfrenta a una Cámara dividida, que se ha mostrado combativa y reticente a aceptar parte de sus propuestas ministeriales.

Según se desprende de las declaraciones que se han repetido en los últimos diez días, de cuatro a seis de los candidatos podrían ser rechazados.

"Creo que entre el 70 y el 80 por ciento de los candidatos pueden lograr el voto de confianza", apuntó este fin de semana el diputado Heshmatollah Falahatpisheh, a quien cita la agencia de noticias local Mehr.

En la misma línea se expresó su colega Ali Askar Zarei, también citado por Mehr, para quien sin embargo "el ambiente en el Parlamento ha cambiado mucho en los últimos días y ahora está dispuesto a cooperar con la administración".

El pasado 20 de agosto, escasas horas después de que Ahmadineyad presentara su lista, diputados de la bancada conservadora moderada ya advirtieron que varios aspirantes no parecían contar con los méritos exigibles.

Durante la última semana, parlamentarios y medios de prensa cercanos a la oposición han insistido en que, pese a las negociaciones, la cuestión va ser muy compleja, ya que la Asamblea sigue fragmentada.

El diario "Etemad" informaba de que partidarios del presidente se habían visto obligados incluso a formar un nuevo grupo en la Cámara, llamado "Emtemad-e Mehr", después de que al menos tres líderes del anterior criticaran la política de designaciones.

Ahmadineyad sorprendió hace diez días al presentar, al límite del plazo que marca la Constitución, un gabinete renovado en el que se mezclan hombres muy cercanos a la Guardia Revolucionaria y varios rostros que repiten.

Además, azuzó la polémica al incluir, por primera vez en los treinta años de historia de la República Islámica, tres mujeres con el rango de ministro.

Desde entonces, se ha sucedido una cascada de críticas desde la propia Cámara, que recrimina la falta de experiencia de algunos de ellos y el hecho de que el presidente haya tratado, en su opinión, de eludir la coordinación con la Asamblea.

"El gabinete propuesto es más o menos el mismo que el anterior", concede Falahatpisheh. "La diferencia es que en nuevo Gobierno el criterio "coordinación con el presidente" está más remarcado, precisa.

Algunas de las carteras más importantes son las que mayor polémica han suscitado.

Para Interior, Ahmadineyad ha optado por su anterior ministro de Defensa, Mustafa Nayar, un general con estrechos vínculos dentro de la cúpula Ejército.

Según Falahatpisheh, el hecho de que el militar desempeñara una efectiva labor durante la anterior legislatura no le garantiza el apoyo de los diputados.

"Nayar debe presentar un plan eficiente y convencer a la Cámara de que puede gestionar el ministerio", alertó.

Igualmente ha despertado reticencias la candidatura de Masud Mirkazemi a la crucial cartera de Petróleo, pese a que parte del sector le ha mostrado su apoyo.

Ahmadineyad le defendió la semana pasada al justificar que el citado ministerio necesita un cambio de orientación, y el ex ministro de Comercio es el estratega que en su opinión puede llevarlo a cabo.

Sin embargo, muchos diputados dudan de Mirkazemi debido a su aparente falta de experiencia en el ramo.

Polémica, aunque en el exterior, ha desatado también el nombre de Ahmad Vahidi como nuevo ministro de Defensa.

Argentina recordó esta semana que Vahidi aparece en una lista de la Interpol como uno de los presuntos autores intelectuales del atentado con bomba que en 1994 mató a 86 personas en el centro cultural judío de Buenos Aires.

Además, existe incertidumbre y expectación sobre las opciones de las tres mujeres, ya que varios parlamentarios así como los grandes líderes religiosos han expresado sus dudas.

Según el diputado Mahomad Taqi Rahbar, algunos de los ayatolá más importantes del chiísmo en Irán han declarado su insatisfacción y quieren que el presidente lo reconsidere ya que albergan dudas sobre su capacidad de gestión desde el punto de vista de la jusrisprudencia islámica.

Está previsto que la sesión de voto de confianza se prolongue tres días. Si al término de los mismos algunos candidatos no han logrado la aprobación, el presidente deberá presentar nuevos nombres en un plazo no superior a dos semanas.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat