Inicio NOTICIAS El inicio de la colonización judía en el país cumple hoy 120 años

El inicio de la colonización judía en el país cumple hoy 120 años

Por
0 Comentario

Por Sibila Camps .- A partir de 1880, más de dos millones de judíos comenzaron a emigrar de la "Zona de Residencia", al oeste de Rusia, en la cual los había confinado el gobierno zarista. Obligados a abandonar sus hogares, sin tierras para cultivar, arrinconados en determinadas ciudades y sin poder ejercer ciertos oficios, emprendieron largos viajes para radicarse en otros países, con apoyo de la Alliance Israélite Universelle (AIU).

En 1887, las opciones se habían reducido a América del Norte, África y Palestina. Pero las gestiones fracasaron, y surgió la alternativa de la Argentina: ya existía la ley de inmigración y colonización, y desde 1881 el presidente Julio A. Roca impulsaba la inmigración israelita desde los pogroms de Rusia.

El primer contingente llegó al puerto de Buenos Aires en el vapor alemán "Wesser", el 14 de agosto de 1889. Eran 134 familias (824 almas), una comunidad independiente guiada por el rabino Aarón Goldman. Pero aquí se encontraron con que las tierras que les habían prometido ­Nueva Plata, cerca de La Plata­ ya estaban ocupadas.

"Salió a socorrerlos la pequeña comunidad judía que había en Buenos Aires. Su asesor letrado era Pedro Palacios, un terrateniente que tenía muchos campos en Santa Fe, y les vendió lotes de 10 hectáreas", evoca Eva Rosenthal, directora del Museo Comunal Histórico y de la Colonización, en Moisés Ville.

Les prometió herramientas, carpas y animales. Pero al llegar a Estación Palacios, en el oeste santafesino, nadie los esperaba.

Abandonados y hambreados, sobrevivieron de la caridad de los obreros del ferrocarril. Un brote de tifus se llevó a 60 niños y hubo cementerio antes que colonia.

Algunas familias se conchabaron en estancias vecinas y otras se desperdigaron. Quedaban 50 familias cuando el médico rumano Guillermo Loewenthal, a pedido de la AIU, pasó por allí e intervino ante las autoridades, para obligar a Palacios a cumplir con sus compromisos. Se formó así la primera colonia judía independiente del país, a fines de octubre de 1889, que fue el origen de Moisés Ville.

A raíz de esa mala experiencia, Loewenthal propuso un plan de colonización a la AIU, cuyo principal sufragante fue el barón Mauricio de Hirsch, para lo cual creó la Jewish Colonization Association. Los primeros beneficiarios se radicaron en Colonia Mauricio (hoy Carlos Casares). Los segundos, fueron los colonos de Moisés Ville.

En 1908 fundaron La Mutual Agrícola, la primera cooperativa de Santa Fe. Soportaron plagas de langostas, sequías e inundaciones. Fueron mejorando su ganado y para los años ’30 se dedicaban sobre todo a la lechería.

Cuatro de las nueve cooperativas que dieron origen a SanCor, en 1938, eran de Moisés Ville.

Para el censo 2001, Moisés Ville tenía 2.570 habitantes. Hoy, sólo el 10% es de origen judío.

Se encontraron con que las tierras que les habían prometido, cerca de La Plata, estaban ocupadas

El origen de un nombre
Tras la fundación de la colonia judía, en el oeste de Santa Fe, el doctor Pedro Palacios, dueño anterior de las tierras, fue en diciembre de 1889 a visitar a los colonos. Palacios preguntó al rabino Aarón Goldman, líder espiritual y comunitario del grupo, cómo querían que se llamara. El religioso respondió
"Kiriat Mosche", que en hebreo significa
Villa Moisés.

"Moisés sacó a
los judíos de las penurias de Egipto y los condujo hacia su propia tierra
­explicó el rabino­.

Nosotros, después de haber salido de la Rusia zarista y de haber llegado a la Argentina libre, nos sentimos, a semejanza de nuestros lejanos antepasados, en un lugar que será nuestra patria. Que la colonia lleve, pues, el nombre de Villa Moisés".
Algunos de los colonos hablaban francés, y quien tradujo en ese idioma la respuesta del rabino dijo
"Moisés Ville".

Con los años, los pobladores adoptaron una fonética propia:
"Moiseviye", pronuncian todos.

M oisés Ville y todos los pueblos cercanos quedaron chicos a fines de octubre de 1989, cuando se celebró el centenario de la primera colonia judía en la Argentina. Las tierras originales terminaron resultando escasas, y en un siglo se habían marchado casi todos los hijos, nietos y bisnietos de los primeros colonos. Pero en 1989, muchos volvieron para rendir homenaje a aquella gesta, incluso algunos judíos sionistas radicados en Israel.

Unas 5.500 personas ­casi el doble de quienes vivían en el pueblo y en los campos cercanos­ se emocionaron al unísono en aquellos días.

Aplaudieron al ver desfilar las desvencijadas máquinas agrícolas. Fueron a pasear bajo los árboles del Bosque del Centenario. Refrescaron tradiciones trasmitidas en familia. Nadie dejó de visitar el museo que, creado en 1985, estrenó edificio para el centenario. Detenerse en los documentos fundacionales de la colonia, en los instrumentos de labranza, en las fotos, fue encarnar en objetos los sufridos relatos escuchados a los antepasados.

Repasaron la historia del pueblo, aprendida en edificios que, en su mayoría, aún siguen en pie: la sinagoga Brener ­declarada monumento histórico nacional­, la asociación cultural y teatro Kadima, el Hospital Barón Hirsch, el Seminario de Maestros Hebreos, la Biblioteca Popular Barón Hirsch, el Banco Comercial Israelita. Todos, testimonios de una comunidad que consiguió prosperar precisamente gracias a ayudarse los unos a los otros. 

Clarin
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat