Inicio NOTICIAS Abbas se perfila como el mayor beneficiado del congreso de Belén

Abbas se perfila como el mayor beneficiado del congreso de Belén

Por
0 Comentario

La conferencia concluirá este fin de semana pero Abbas tiene ya garantizada su continuidad al frente de la organización y se ha desembarazado de la parte del aparato a la que se atribuía lo peor de su gestión desde la muerte en 2004 del histórico Arafat.

No era fácil el reto que la reunión suponía para el actual líder de Al Fatah, que hace cinco años también sustituyó a su ilustre predecesor como presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), y que ha cosechado en los dos puestos menos éxitos que fracasos.

Dos años después de tomar posesión Abbas, Al Fatah perdió la hegemonía que mantenía entre los palestinos desde su fundación hace más de medio siglo y que Hamas le arrebató en las elecciones de 2006, ganadas por el movimiento islamista con mayoría absoluta.

Al año siguiente, Hamas expulsó de Gaza a las fuerzas de seguridad de la ANP, integradas en su mayor parte por milicianos de Al Fatah, y se hizo en 2007 con el control de la franja palestina, lo que redujo la autoridad de Abbas únicamente a Cisjordania.

Los intentos del líder de Al Fatah y presidente de la ANP por lograr un entendimiento con Israel no han dado mejor fruto.

Abbas fue de los pocos defensores del llamado proceso negociador de Annapolis, iniciado en medio del escepticismo a fines de 2007 bajo los auspicios del anterior presidente de EEUU, George W.Bush, y que tenía como meta alcanzar en doce meses un acuerdo de paz.

Ese proceso era el esfuerzo más serio en una década para crear un Estado palestino pero descarrilaba a tres meses de cumplirse el plazo previsto, cuando en septiembre de 2008 un escándalo de corrupción provocó la caída del anterior Gobierno israelí.

El fracaso de una negociación en la que casi nadie creía aparte de él, una sonada derrota electoral y la pérdida del control de uno de los dos territorios palestinos no han impedido que los 2.500 compromisario del congreso renovaran el sábado el mandato de Abbas.

Y por aclamación.

La conferencia también ha servido para que el líder de Al Fatah y presidente de la ANP se haya desembarazado del grueso de la conocida como "vieja guardia", a la que se culpa de la baja popularidad que sufre desde hace un lustro el movimiento nacionalista.

A falta de que se anuncien los resultados finales, los datos provisionales del escrutinio de los votos para renovar el Comité Central sacan de ese máximo órgano de decisión a los principales dirigentes a los que se atribuye la deriva de Al Fatah.

La caída de la "vieja guardia" tiene su símbolo en Ahmed Qurea, que todo indica que quedará fuera de la cúpula de la organización.

Qurea ha ocupado varias veces el cargo de primer ministro en la ANP y ejercía de virtual "número dos" de Al Fatah; a su desempeño en ambas responsabilidades se atribuye la fama de prácticas corruptas que ha llevado al movimiento a sus horas más bajas.

La entrada en las principales instancias de poder de Al Fatah de la denominada "nueva guardia", compuesta por las generaciones más jóvenes del movimiento, no implica, sin embargo, que Abás vea menguada su capacidad interna de maniobra política.

Liderada por dirigentes como Maruan Barghuti, Mohamed Dahlan y Saeb Erekat, "la nueva guardia" suscribe la apuesta de Abás por la negociación pese a un discurso que no excluye la resistencia, y nada indica que la actual línea moderada de Al Fatah vaya a dar un giro.

La paradoja es que Abbas se afiance como líder de Al Fatah cuando desde hace meses confiesa en conversaciones privadas su deseo de abandonar la vida pública por su avanzada edad; cuando concluya su nuevo mandato de cinco años, estará en un tris de ser octogenario.

Alberto Masegosa

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat