Inicio NOTICIAS Sesiones de la OEA se harán en entorno árabe

Sesiones de la OEA se harán en entorno árabe

Por
0 Comentario

Rl salón está en el Centro Cultural Hondureño-Arabe, conocido localmente como el "Centro Arabe", que muestra de la influencia de la comunidad de origen árabe en Honduras, particularmente en esta ciudad industrial de un millón de habitantes donde empresarios de nexos árabes controlan hasta un 50% de los negocios.

Agentes del FBI y el Servicio Secreto han estado revisando permanentemente el Centro Arabe, por la participación de la secretaria de Estado Hillary Clinton.

Cifras proporcionadas por expertos estiman que hay más de siete millones de árabes en América Latina y el Caribe y junto con los de otras generaciones que se han integrado a la región harían unos 20 millones. De ellos, unos 15 millones viven en Brasil, 1,5 millones en Estados Unidos y alrededor de un millón o algo más en México, Chile y Argentina.

Uno de ellos, Carlos Slim Helú, nacido en México de origen libanés, es el hombre más rico de América Latina. Sus bienes son estimados en unos 35.000 millones de dólares y su fortuna personal en 25.000 millones, lo cual según la lista 2009 de la revista Forbes lo ubican como el tercer hombre más rico del mundo.

En Honduras están más de 200.000, pero en términos absolutos con relación a la población de seis millones de personas ponen al país en cuarto lugar después de Estados Unidos, Canadá y Chile.

Los árabe-hondureños han sido tradicionalmente empresarios que dominan sectores como la exportación de café y textiles, pero en décadas recientes han escalado posiciones políticas hasta llegar incluso a la presidencia con Carlos Roberto Flores Facussé, presidente de 1998 a 2002.

Según el profesor universitario Sam Hamod, autor de ensayos sobre los árabes en Latinoamérica, los árabes de la región son mayormente libaneses o palestinos de origen cristiano, con "muy pocos musulmanes entre ellos".

Estadísticas locales indican que en Honduras habría apenas unos 2.000 musulmanes. El Centro Islámico de Honduras está justamente ubicado en San Pedro Sula.

Honduras fue uno de los pocos países latinoamericanos que no sólo integró la coalición de la buena voluntad que el presidente George W. Bush organizó para la guerra de Estados Unidos contra Irak, sino que terminadas las acciones bélicas envió soldados para la reconstrucción aunque por breve tiempo.

Los analistas sostienen que el gobierno de la época, del presidente Ricardo Maduro, apoyó a Bush por influencia de la comunidad árabe hondureña que cuestionaba las acciones represivas del líder iraquí Saddam Hussein, pero, luego se distanció ante las políticas del estadounidense frente a Israel sobre las incursiones israelíes y los asentamientos en territorio palestino.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat