Inicio NOTICIAS Abogado de Memoria Activa calificó como “positivo” el pedido de detención de El Reda solicitado por el fiscal Nisman

Abogado de Memoria Activa calificó como “positivo” el pedido de detención de El Reda solicitado por el fiscal Nisman

Por
0 Comentario

El abogado de Memoria Activa, Pablo Jacoby, evaluó como “positivo” el pedido de detención dictado por el fiscal Alberto Nisman contra Samuel Salman El Reda, considerado el máximo responsable de la conexión local que perpetró el atentado contra la AMIA, en 1994.
“La captura de Samuel El Reda me parece positiva porque desde el principio se sospechaba de este hombre como un elemento articulador del grupo operativo que puso la bomba en la mutual”, afirmó Jacoby en diálogo con la Agencia Judía de Noticias (AJN).
Jacoby comentó que El Reda “incluso fue mencionado en el juicio oral” como el máximo responsable de la conexión local que perpetró el ataque a la mutual judía y consideró que esta medida fue solicitada “ahora que se consiguieron pruebas relevante”.
El abogado de Memoria Activa también destacó el trabajo que la fiscalía realiza para tratar de determinar a quien perteneció la carrocería de la camioneta Trafic con la que se ensambló el motor para llevar adelante el atentado.
Jacoby precisó que en esta etapa de la investigación quedaron “cuatro carrocerías”.
“En el juicio quedó claro que el motor que aparecía entre los restos del edificio de la AMIA era el que había comprobado (Carlos) Telleldín (juzgado y sobreseído en el juicio) al que le puso una carrocería de una Trafic, que se sospecha que no era la carrocería de la camioneta robada al disc jockey Pedro Sarapura”, explicó.
Para el abogado estaría probado que “era de otra carrocería”. “Decimos que no es la de Sarapura. Se hizo un análisis y quedaron cuatro hasta ahí se llegó con la investigación”.
Jacoby indicó que en la investigación se rescataron partes de la carrocería que Telleldín puso en el motor pero no se pudo identificar” la camioneta, ya que “se reconstruyó una parte”.
“Esto es un avance. Todas las pistas se deben investigar hasta el final y sí llegamos a la carrocería verdadera se podrá determinar quién la compró”, señaló.
La Agencia Judía de Noticias pudo confirmar que la Fiscalía investiga las camionetas con patente B2254710 (sustraída el 27-12-1993), B2283049 – (robada el 20-3-1994), X0558360 (denunciada el 7-12-1993” y C1453383 – (sustraída el 26-6-1994).
Respecto del pedido de detención de El Reda, Jacoby consideró que “como todos los pedidos de captura son dificultosos”.
No obstante se mostró confiado en que la medida será aprobada por el juez Rodolfo Canicoba Corral y que INTERPOL le dará difusión de alerta roja.
Para el abogado, el sospechoso se mueve por países como Líbano que “no están colaborando” con la investigación del atentado.
GB

A continuación fragmento del expediente vinculado con la investigación de la carrocería de la camioneta empleada en el atentado:

* Uno de los objetivos que se fijó la Fiscalía desde sus comienzos fue individualizar la carrocería que se usó para armar el coche-bomba.

* Lo que se había hecho hasta ese momento había recibido duras críticas del TOF, que calificó de confuso e incompleto el informe presentado en ese sentido por la División Sustracción de Automotores de la PFA.

* La tarea emprendida por la Fiscalía no solo debía lidiar con una investigación previa deficiente e incompleta, sino que además se enfrentaba un difícil escollo: se pretendía individualizar una carrocería que con el ataque resultó destruida, prácticamente desintegrada, y de la cual se contaba con escasísimos datos que sirvieran como punto de partida para la labor.

* Para alcanzar el objetivo propuesto se tomaron como referencia algunas de las conclusiones a las que arribó el TOF a partir del análisis de los restos hallados y los peritajes a los que fueron sometidos, que permitieron concluir que la carrocería utilizada en el atentado se trataba de una Renault Trafic, color “blanco chapelco” original de fábrica, salida de la línea de montaje entre marzo de 1987 y octubre de 1989, sin que se hubiera podido precisar el modelo. En lo que respecta a las fechas citadas, ello es consecuencia de que se verificó en los restos de carrocería una combinación de componentes en el proceso de cataforesis (recubrimiento primario de fosfatizado bicatión [de manganeso-zinc], capas internas e intermedias de resina epoxi y capa externa de resina acrílica con pigmento a base de titanio) que solo se utilizó en forma simultánea en el período indicado.

* También se consideró como referencia otra de las conclusiones a las que arribó el TOF, vinculada con que en el debate se había acreditado que Carlos Telleldín se dedicaba al “doblado” de autos. A partir de eso se hizo un relevamiento de la causa con miras a trazar una modalidad delictiva o patrón de tareas que permitiera aportar elementos de interés, y arrojó como resultado que, en la gran mayoría de las operaciones en las que se había logrado reconstruir íntegramente la cadena de “robo de automotor / proceso de doblado / venta a un tercero de buena fe”, no transcurrió más de un mes entre la fecha del robo y la venta final tras el “doblado”.

* Dada la gravedad del hecho y la trascendencia de la tarea se decidió analizar los vehículos que hubieran sido sustraídos desde enero hasta julio de 1994 inclusive, y se recopiló en forma inédita para la investigación una base de datos que permitiera conformar el mayor universo de vehículos posibles a investigar.

* Se obtuvieron de esa manera listados provistos por el Registro de la Propiedad Automotor (32.742 unidades Trafic), por el fabricante “Renault” (8576 Trafic fabricadas según el proceso verificado en los restos hallados), por la Policía Federal acerca de las unidades con denuncia de sustracción (51.623 registros, no solo de Trafic, sino de todos los “Renault”), la información provista por las compañías aseguradoras y la brindada por la Superintendencia de Seguros de la Nación.

* El análisis global de todo ese material, aplicando razonables filtros y criterios de descarte, llevó a poner el foco en 4 unidades que luego de su sustracción no fueron localizadas, y sobre las que se agotaron todas y cada una de las medidas de prueba que resultaban pertinentes y útiles para la investigación. En efecto, se dispusieron en la causa pedidos de informes, documentos, legajos del automotor, declaraciones testimoniales, listados de llamadas, movimientos bancarios, etc. Se hizo todo lo que se podía hacer.

* De modo que, tras realizarse la búsqueda mediante criterios prudentes y razonables, y sobre la base de la totalidad de la documentación recabada en autos a partir de medidas que nunca habían sido hechas a lo largo de todos estos años y que se encontraban a la altura de la envergadura y trascendencia del hecho que se investiga, se puede afirmar sin margen de error que entre las cuatro camionetas identificadas se encuentra la utilizada para el armado del coche-bomba.

Las camionetas son las siguientes:

B2254710 – sustraída el 27-12-1993.

B2283049 – sustraída el 20-3-1994.

X0558360 – sustraída el 7-12-1993.

C1453383 – sustraída el 26-6-1994.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat