Inicio NOTICIAS Más de un centenar de personas se convierten al judaísmo cada año en Buenos Aires

Más de un centenar de personas se convierten al judaísmo cada año en Buenos Aires

Por
0 Comentario

Poco más de cien personas nacidas en Argentina y en otros países sudamericanos se convierten al judaísmo cada año en el Seminario Rabínico de Buenos Aires, pese a que lo impide un edicto firmado hace 81 años.
“El judaísmo, es decir todos los diferentes movimientos que lo integran, aceptan las conversiones pero no todos los judíos las aceptan”, explicó a la Agencia Judía de Noticias (AJN), Ruben Saferstein, director del Departamento de Introducción al Judaísmo y rabino encargado de las conversiones.
Saferstein dijo que aunque un edicto emitido en 1927 por el rabino Shaul Setton prohíbe las conversiones en Argentina debido, entre otras cosas, a que la comunidad local “estaba poco comprometida” con la religión, el Seminario Rabínico Latinoamericano realiza procesos de ese tipo desde su fundación en 1994, bajo el argumento de que los motivos de la restricción “no tienen vigencia”.
Un segundo grupo de personas que buscan profesar la religión judía iniciará esta noche el curso, que dura un año y consiste en diferentes encuentros en los que se aprende sobre los preceptos de la Torah, el Holocausto, sionismo, Israel y las diferentes festividades, entre otras cosas.
El año pasado, 117 personas que no eran judías decidieron serlo. Niños y adultos oriundos de diferentes provincias, y también de países limítrofes de Argentina como Bolivia, Uruguay y Paraguay hicieron los cursos de conversión correspondientes en sus lugares de residencia y realizaron la ceremonia correspondiente en Buenos Aires.
Entre los niños, según indicó Saferstein, quienes más procuran las conversiones son hijos de matrimonios mixtos, que quieren hacer su bar mitzvá, o que fueron adoptados.
También asisten a los cursos parejas mixtas (un integrante judío y otro que no lo es), hijos adultos de matrimonios mixtos que quieren “regularizar” su situación, personas que eligen la religión luego de transitar por otras y quienes buscan radicarse en Israel.
Para abrazar la religión judía, las personas deben, si son hombres realizarse la circuncisión. Además de asistir a los aproximadamente 50 encuentros “formales”, los aspirantes tienen que participar en algún templo para presentarse ante el Tribunal Rabínico; el rabino estimó que aproximadamente un 20 por ciento no son habilitados inmediatamente.
Una vez “aprobadas” por el Tribunal, las personas realizan una declaración de fe y la mikve (baño ritual), último paso del proceso de conversión.
“El objetivo es que quienes se convierten tengan una militancia judía, que coman comida kosher y respeten el Shabat”, expresó Saferstein, y consideró que la comunidad judía en Argentina “no es una colectividad demasiado comprometida” con la religión.
ND-GT

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat