Inicio NOTICIAS La meta de ser “Mentch”
Por Rabi Tzvi ben Itzjak

La meta de ser “Mentch”
Por Rabi Tzvi ben Itzjak

Por
0 Comentario

La traducción literal de «mentch» es «persona». Pero es mucho más que eso. Es una palabra del idish que intenta definir a alguien que piensa y actúa para tornar el mundo más rico en justicia, bondad y compasión. Todos poseen el potencial para tornarse «mentch». El mentch no nace. Se hace por sí mismo. Según el judaísmo cualquier persona es capaz de practicar el bien, ser justo, y tener compasión.
Puede no ser fácil , pero nunca imposible. El ser mentch, según el rabino Rami Shapiro, depende de la motivación. Es común escuchar – lo decían los filósofos de la revolución francesa– que las personas son intrínsecamente buenas, y que la sociedad, o las circunstancias, las tornan malas.
Este principio es contrario a la teoría del ser «mentch». Para el Talmud, las personas nacen con la capacidad de ser buena o mala gente. Pero «mentch» es la posibilidad de una actitud buena y positiva, cuando las circunstancias justificarían actos negativos.
Practicar el «mentch» significa no especular en beneficio propio, sino del bien y la armonía. El mal siempre encuentra en la conciencia un argumento que lo racionalice y lo justifique, pero cuando uno reconoce que en circunstancias es capaz de obrar mal o bien, teniendo la sensibilidad de juzgar sus propias acciones hacia un comportamiento que valore la vida, eso significa tener un comportamiento «mentch».
En cuanto al ser justo: ¿Dónde se encuentra el mentch dentro de cada uno de nosotros? Creemos que en nuestra alma se aloja el ser, el «yo» y que el «ser yo» es un «objeto» interno. La literatura de autoayuda que tanto pulula, se basa en mirar nuestro interior para encontrar la perfección. Pero este concepto es errado: a) Lo justo no se vincula con un trabajo interno, aislado del mundo que nos rodea; b) El «ser» humano, el «ser» justo no es un objeto. Es un verbo, es un proceso, es una acción a través de la cual hoy puedo ser más justo que ayer, y mañana, más que hoy. Por eso el mentch dentro de cada uno de nosotros no es estático, fijo, incapaz de cambiar. Un «mentch» nunca se halla a sí mismo estático y cautivo de un pasado, ni preso de los hábitos familiares o sociales, ni echa culpas a los otros.
«Ser mentch» es un verbo y significa tornarse perfectible. Y por último: «tener compasión», que es la habilidad del «mentch». Es la etapa en que aunque nos crean tontos, damos un salto más allá y reconocemos que el otro es tan imperfecto como uno, pero con la misma capacidad de transformarse y perfeccionarse. Compasión no es lástima, sino la altura para ver las cosas con armonía, delicadeza y hasta humor.
Mentch amalgama estos seis conceptos y verbos: bondad, justicia, compasión, practicar, ser y tener. Combinados con sensibilidad y sabiduría vamos a encontrar la fórmula, según la tradición judía, para que nuestra vida se torne más bella.
Valores Relogiosos, Clarin.
Kol Bet El.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat