Inicio NOTICIAS En Israel la Primera Médica Beduina

En Israel la Primera Médica Beduina

Por
0 Comentario

La gente que la conoce dice que teme que los demás piensen que sus logros son por su actitud positiva y no por sí misma. Cualquiera que conozca las escuelas beduinas, sabe que Oqbi fue exitosa, a pesar de las dificultades que enfrentaron los beduinos, y no por ellos.

En 1996, cuando el Prof. Riad Agbaria comenzó a enseñar en la Facultad de Ciencias de la Salud, de la UGB, se dio cuenta de que no había ni un solo estudiante árabe. Ese año cursaban, entre estudiantes beduinos, 68 hombres y 5 mujeres en toda la universidad. Ni uno lo hacía en medicina.

Había, en ese entonces, 35 médicos beduinos en el Negev, todos hombres que habían estudiado en el exterior. El Prof. Agbaria habló con el presidente de la UBG, Avishay Braverman, sobre el programa Cultivating Medicine in the Desert (CMD).

Seis mujeres beduinas estudian, actualmente, medicina en Israel; cuatro en la UBG. Un total de 35 mujeres completaron carreras de grado en varias profesiones del campo de la salud y, 45 mujeres más están en ciencias de la salud. Agbaria dice que es posible establecer una clínica médica donde todos los proveedores de servicios sean mujeres beduinas.

Los beduinos representan el 15 % de la población del sur de Israel, si bien el 70 % de los niños hospitalizados en el Centro Médico Soroka de Be´er Sheva son beduinos. El 80 % de los chicos, tratados en emergencia, son beduinos. Agbaria explica que, en la sociedad beduina, la mujer carga con la responsabilidad de la salud de sus hijos, pero que -muchas- no hablan hebreo, lo que crea problemas de comunicación que pueden conducir a maldiagnosticar y a prescripciones incorrectas. Además, a los beduinos hombres no les gusta que médicos varones examinen a sus mujeres.

Sus principales obstáculos, en el estudio de medicina, es la obtención del puntaje requerido en el examen psicométrico y los costos de matriculación. Cuando comienza el programa, los candidatos de la escuela de medicina necesitan, al menos, un puntaje de 700 (u 800) en el psicométrico, que según sostiene Agbaria, ningún beduino alcanzó aun. Los requisitos del psicométrico están de más para los graduados del CMD.

Su primer año de estudios universitarios incluyen las materias médicas, y los estudiantes, que finalizan con buenas notas, continúan trabajando hasta la obtención de sus títulos. «Vine a Be´er Sheva como trabajador de la construcción, en 1980», dice Agbaria. Actualmente tiene 45 años y es el jefe del Departamento de Farmacología Clínica de la Universidad de Ben Gurion. «Un día me acerqué a la universidad y pregunté cómo hacer para ingresar».
Comenzó a tomar cursos nocturnos, mientras trabajaba en la construcción, y fue aceptado en la universidad. Agbaria nunca olvidará a los profesores de la secundaria que lo regañaban por estar perdiendo su potencial. Luego de ganar poder, dentro de la universidad, le dijo a la dirección que, a menos que se haga algo respecto a la falta de mujeres beduinas médicas, él se negaría a enseñar al año siguiente.

Ese mismo año contactó a 13 escuelas secundarias beduinas e invitó a sus estudiantes a asistir a un campamento de verano, de un mes de duración, y aprender sobre el cuerpo humano. El 80 % de los participantes eran mujeres, porcentaje que se mantiene en el programa actualmente. Agbaria explica que los muchachos beduinos gozan de relativa libertad y prefieren pasar sus vacaciones viajando, mientras que, las chicas, salir de sus casas e ir a la «gran ciudad», Be´er Sheva.

Al finalizar el mes, los estudiantes fueron evaluados. 30 alumnos con las más altas calificaciones, incluyendo a Orbi, resultaron seleccionados para continuar. Durante los dos años siguientes, y cada viernes, el grupo se trasladaba a Be´er Sheva. En la Facultad de Ciencias de la Salud estudiaban anatomía, enfermedades genéticas y medicamentos y participaban, en rotaciones, en hospitales. Desde entonces, cada año, los 30 mejores estudiantes del campo de verano se suman al CMD. Algunos reciben becas del Centro de Desarrollo y Estudios Beduinos, el cual Agbaria dirige bajo el auspicio de la universidad.

Oqbi no eligió su especialidad médica pero está considerando la ginecología. Está dispuesta a ofrecer ayuda a estudiantes mujeres jóvenes.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat