Inicio NOTICIAS La policía está dividida en el expediente del presidente Katzav

La policía está dividida en el expediente del presidente Katzav

Por
0 Comentario

Los investigadores policiales que han interrogado en los últimos dos meses al presidente israelí, Moshé Katzav, sospechoso de acoso sexual y de violar a su secretaria, están divididos en sus opiniones al analizar las pruebas y declaraciones de cargos que pudieran justificar su enjuiciamiento.

El diario Haaretz informa hoy de que al completar el estudio de todos los testimonios recogidos durante la investigación, los oficiales que se encargaron de ella, bajo las órdenes del brigadier Yoav Segalovitch, ‘expresaron opiniones conflictivas’ acerca de si la Policía Nacional debe aconsejar el enjuiciamiento de Katzav.

Segalovitch debía definir la opinión de las autoridades policiales hasta hoy y remitir sus recomendaciones al fiscal general del Estado, Menahem Mazuz, asesor jurídico del Gobierno, que será quien debe decidir si Katzav, en base a esos testimonios, debe ser procesado, y por qué supuestos delitos.

Una de las principales sospechas, la de la supuesta violación de ‘A’, su secretaria, que lo acusó de ello, no ha permitido a los investigadores determinar si se trató de un delito o de relaciones sexuales llevadas a cabo de común acuerdo.

Las pruebas acumuladas por los investigadores hablan de supuestas delitos de abuso o acoso sexual contra tres o cuatro mujeres, agrega el rotativo israelí.

Segalovitch debe decidir, antes de llevar el expediente al fiscal general, si Katzav tendrá que ser juzgado por sospecha de violación, lo que, según los testimonios, pudo ocurrir en el caso de la ex secretaria.

Uno de los oficiales policiales, citado sin identificarlo por el diario de Tel Aviv, en contra de la opinión de otros colegas, cree que las evidencias halladas ‘proporcionan una base’ para enjuiciar a Katzav en todos los delitos de que es sospechoso, incluso también el supuesto tráfico de indultos de delincuentes por dinero, y escuchas a funcionarios de la residencia presidencial.

Con motivo de la Fiesta de los Tabernáculo (Sucot), como es tradicional, el presidente israelí y su esposa Guila eran saludados desde esta mañana por miles de ciudadanos de todo el país en su residencia, mientras que alrededor de diez mujeres se manifestaban para exigirle la dimisión.

Katzav, que durante toda la investigación policial sostuvo su inocencia y que era ‘víctima de una conspiración’, se propone también asistir la semana próxima al Parlamento (Kneset) para inaugurar el período de sesiones de otoño e invierno.

El escándalo, denunciado hace unos meses por la prensa local, comenzó de hecho con una denuncia reservada de Katzav contra su ex secretaria, a la que acusó de extorsión cuando ‘A’, según lo trascendido, le exigió volver a su puesto en la presidencia bajo amenaza de que lo demandaría por violación si se negaba a ello y a pagarle una suma de dinero de entre 50.000 y 200.000 dólares.

Debido a las discrepancias entre los investigadores en torno de la supuesta violación de la ex secretaria, entre otros, la policía se limitará a presentar la documentación en su poder sin tomar posición y dejar al fiscal general que tome la decisión final.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat