Inicio NOTICIAS El líder de Hezbolá dice a los árabes de Haifa que se vayan

El líder de Hezbolá dice a los árabes de Haifa que se vayan

Por
0 Comentario

El líder de Hezbolá, Hassan Nasralá, dijo a los residentes árabes de Haifa, en el norte de Israel, que deben abandonar esa ciudad, sin dar más detalles, dando el visto bueno, por otra parte, al envío del ejército libanés al sur de Líbano.

«Para los árabes de Haifa éste es un mensaje especial. Expreso nuestra tristeza por sus mártires y sus heridos. Por ello les pido que abandonen la ciudad», dijo. «En el pasado la presencia de ustedes y lo que les sucedió nos hizo dudar si atacábamos o no esta ciudad», declaró Nasralá durante una alocución difundida por la televisión del Hezbolá y otras cadenas libanesas.

Haifa, tercera ciudad de Israel, ha sido blanco de varios disparos de cohetes del Hezbolá desde el 12 de julio, fecha en que comenzó el conflicto entre el Estado hebreo y el partido chiita.

Hezbolá mantiene intacta su capacidad a disparar cohetes contra Israel, según el líder, añadiendo que «hemos demostrado que nuestra capacidad de fuego está intacta. En los dos últimos días hemos disparado 350 cohetes contra el norte de Israel y esta noche una nueva salva ha partido», aseguró.

Nasralá dijo además que aprobaba el despliegue del ejército libanés en el sur del país, controlado por su grupo y estimó que eso ayudaría a que Naciones Unidas adopte una resolución sobre un cese del fuego con Israel.

«Si el Gobierno libanés está dispuesto a enviar 15.000 soldados al sur del país ayudará mucho a Líbano y a los amigos de Líbano a hacer presión para modificar el proyecto de resolución (en el Consejo de Seguridad de la ONU), lo que abrirá la vía a una solución política de la crisis», declaró Nasralá.

Por su parte, el gabinete de seguridad israelí autorizó este miércoles extender su ofensiva terrestre en el sur de Líbano para lograr neutralizar a Hezbolá, lo que aleja aún más la posibilidad de un alto el fuego inmediato, sobre el que tampoco se pone de acuerdo la comunidad internacional.

En Jerusalén, una reunión de seis horas del gabinete de seguridad, dirigido por el primer ministro, Ehud Olmert, desembocó en la «autorización a los planes de Defensa y del jefe del Estado Mayor de una extensión de las operaciones en Líbano», según el viceprimer ministro y titular de Comercio, Eli Yichai.

No precisó sin embargo hasta dónde se desplegarán las fuerzas armadas en el interior de Líbano. Tanto Peretz como el Estado Mayor abogan por llegar hasta el río Litani, que corre entre 5 y 30 km desde la frontera hacia el norte del país árabe, o incluso más lejos.

La ofensiva israelí debería durar «más de 30 días» suplementarios, según Yichai.

Un día más el sur de Líbano era escenario de enfrentamientos entre combatientes de Hezbolá y el ejército israelí, que perdió a once hombres, según las cadenas árabes Al Jazira y Al Arabiya. Las fuerzas israelíes dieron cuenta por su parte de 15 «bajas» entre sus filas, sin más precisiones.

La aviación prosiguió sus bombardeos contra carreteras y puentes de Líbano, con un saldo de al menos nueve muertos, entre ellos un miembro de Hezbolá y seis miembros de su familia, así como dos palestinos del campo de refugiados Ain Helué, en el sur, según la policía.

Pese a una campaña militar que durante 29 días ha golpeado sin tregua las posiciones del partido chiita, sus milicianos conservan todavía la capacidad de desafiar a Israel.

Un centenar de cohetes, algunos de ellos de largo alcance, fueron lanzados por milicianos chiitas contra el norte de Israel, sin causar víctimas. Fuentes palestinas informaron del impacto de algunos proyectiles en el extremo norte de Cisjordania.

A punto de cumplirse un mes del estallido de la guerra, que ha dejado unos 1.100 muertos en Líbano, la mayoría de ellos civiles, el Consejo de Seguridad de la ONU sigue encallado ante la necesidad de adoptar una resolución que logre frenar las hostilidades.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat