Inicio NOTICIAS En casa, 600 años después
UN ISRAELÍ REGRESA A FALSET, DONDE VIVIÓ SU FAMILIA JUDÍA HASTA 1427

En casa, 600 años después
UN ISRAELÍ REGRESA A FALSET, DONDE VIVIÓ SU FAMILIA JUDÍA HASTA 1427

Por
0 Comentario

Cuando, en 1427, Samuel Astruch Cavaller se casó con Na Goig de Lunell recibió una dote enorme, pero su suegro le impuso una condición. Él no quería separarse de su hija, así que durante los cuatro primeros años el matrimonio debería vivir en Cervère (Francia), la ciudad de los Lunell. Fue entonces cuando Samuel abandonó su Falset natal para instalarse en Francia. Y los cuatro años se convirtieron en una vida. En decenas de generaciones. La familia Lunell vivió en Grecia, luego en Turquía y emigraron a Argentina para finalmente establecerse en Israel. Esta semana, un descendiente de aquel Samuel de Falset ha regresado emocionado a la capital del Priorat. Tras más de diez años de estudio, ha dado con sus antepasados, que vivían en Falset en el siglo XIV.

El ingeniero Marcos Caballero, que hace años tradujo su nombre por el hebreo Mordechai Ben Abir, tiene casi 80 años. En 1952, él y su esposa fueron de los primeros en llegar a Israel, donde ahora viven sus hijos, nietos y biznietos. Desde hace algo más de diez años vive entregado a un objetivo: elaborar su árbol genealógico. Documentar y probar el origen de su familia ha sido una misión vital para este hombre: «Porque yo era el único que podía contarlo en primera persona, mis hijos ya no pertenecen a la diáspora, nacieron en Israel y no saben lo que es dejarlo todo para irse a vivir a otro sitio», dice.

Para este hombre, recorrer las calles de Falset, las mismas que pisaron sus antepasados medievales, ha significado «cerrar un círculo». Otro círculo más grande, de 2.000 años, es el que explica que ha cerrado su familia: «Puesto que yo pude regresar a Israel, después de un exilio y un recorrido de generaciones y generaciones por varios países», dice. Un recorrido que ahora viaja en forma de documentos con Mordechai. Este ingeniero ha visitado archivos en todo el mundo en busca de pruebas documentales, también ha recurrido a fuentes epigráficas y ha utilizado, por ejemplo, la guía telefónica para hablar con todos los Caballero que ahora viven en Israel.

Tiene desde contratos matrimoniales a actas notariales, como la que pudo leer tras llegar a Falset y visitar el Arxiu Comarcal del Priorat. En este documento, una relación de nombres de jefes de familia judíos de Falset del año 1391 y que certifica el pago de impuestos, figura el nombre de un antepasado suyo del siglo XIV llamado Josep Cavaller.

«Mordechai es de los pocos o quizás el primero en romper esa fantasía sobre los orígenes familiares de muchos judíos; él trabaja con rigor documental, con una bibliografía extensa y auténtica», mantiene Ramon Magdalena, el profesor de hebreo de la Universitat de Barcelona (UB) que está dirigiendo la tesis doctoral de Mordechai. La investigación gira en torno a un manuscrito escrito con letras hebreas, «pero pensado en lengua castellana; explica todo lo que pasa en Palestina entre 1870 y 1927», dice.

Magdalena añade: «Según los documentos del siglo XV, en la familia Cavaller o Cavallero había rabinos y médicos muy importantes», Mordechai ha remontado generaciones y generaciones hasta situar a su familia -que primero pensaba que procedía de Zaragoza- en Cervère y luego, en Falset. «Antes de la expulsión de 1492, en esta ciudad había una comunidad judía muy importante, de unas 22 familias, y vivían con gran armonía con la comunidad cristiana», dice el reusense Andreu Lascorz, profesor de hebreo de Mordechai y acompañante incondicional del judío durante su visita. Un Mordechai emocionado recorrió las calles de Falset y pronunció una conferencia – acompañado por Magdalena y Lascorz- en la que insistió en que, a pesar de su marcha, su familia siempre guardó un buen recuerdo de España y explicó cómo en su casa se hablaba en español «y se bailaba en español; nunca hubo ni sentimientos de odio ni venganza, mi madre se emocionó cuando marchando de Turquía hacia Argentina pasó por las costas españolas, ella me enseñó a amar su tierra, y estoy aquí por ella».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat