Inicio NOTICIAS Olmert y Peretz despejan dudas y confirman que habrá gobierno de coalición

Olmert y Peretz despejan dudas y confirman que habrá gobierno de coalición

Por
0 Comentario

HENRIQUE CYMERMAN

El primer ministro en funciones y líder del movimiento Kadima, Ehud Olmert, y el presidente laborista, Amir Peretz, acudieron ayer conjuntamente a la prensa para poner fin a varios días de especulaciones y anunciar que ambos partidos serán los pilares de la próxima coalición israelí.

Olmert, quien presentó a Peretz como su «amigo», reveló que en las dos noches previas ambos habían mantenido discretas reuniones en las que hablaron «sobre el futuro». «Decidimos que el Partido Laborista será el principal aliado de Kadima en el Parlamento. Vamos a decidir las líneas programáticas del Gobierno conjuntamente», dijo el primer ministro, quien agregó: «Y quien acepte dichas líneas podrá sumarse a la coalición».

Peretz añadió que se ha creado una base fuerte de confianza y de colaboración entre ambos y que el objetivo del Gobierno será acelerar el proceso de paz y recortar las brechas sociales en Israel. El dirigente laborista subrayó que un gobierno elegido por Olmert será estable y podrá cumplir su función durante los próximos cuatro años y ocho meses que durará esta legislatura.

Desde que fue nombrado primer ministro interino a raíz de la hospitalización de Ariel Sharon, Olmert prácticamente no ha pisado la presidencia del Gobierno excepto en los Consejos de Ministros. La rueda de prensa de ayer fue su primer acto en ese edificio. Los analistas israelíes señalan que se trata de una «fiesta de compromiso» entre Olmert y Peretz que concluirá dentro de algunas semanas con el anuncio de la coalición para gobernar.

Los ultraortodoxos de las formaciones Shas y Judaísmo de la Torá, así como los pacifistas de Meretz, han expresado su voluntad de integrarse en un Ejecutivo «que tendrá misiones históricas». También el partido Israel Nuestra Casa, del ultranacionalista Avigdor Liberman, anunció que aceptará las líneas programáticas del Gobierno, basadas en el discurso hecho por Olmert el día de la victoria electoral. Aun así, Peretz se opone a la inclusión de este último partido en el Gobierno.

Aparentemente, Kadima rechaza entregar a los laboristas el Ministerio de Finanzas y propone a Peretz la cartera de Defensa. En una reunión con los líderes de Kadima, Olmert declaró: «Podríamos formar una coalición estrecha sin los laboristas y mantener en nuestras manos todos los principales ministerios -defensa, exteriores, finanzas y educación-. Sin embargo, con la derecha y los religiosos no podríamos continuar con el proceso de paz; por eso los laboristas son vitales».

En el entorno de Olmert explican que con Peretz en Finanzas se correría el riesgo también de ahuyentar a los inversores extranjeros, que temen el retorno a una economía socialista. En Israel tiene lugar una gran discusión sobre si Peretz, cuya carrera militar fue muy limitada, tiene la preparación suficiente para encabezar Defensa, el principal ministerio del Gobierno.

Yoel Marcus, comentarista del diario Haaretz, respaldó públicamente que sí, señalando que seis de los ministros de Defensa de Israel -entre ellos el fundador del país, David Ben Gurion- no tenían formación militar. Además de éste, no la tenían Lavon, Eshkol, Peres, Beguin y Arens. Marcus opina que precisamente responsables de Defensa muy condecorados en el ejército, como Rabin, Sharon y Dayan, cometieron más errores que otros líderes menos experimentados. El primero, al no entender de inmediato la gravedad de la primera intifada; el segundo, al complicar a Israel en la guerra de Líbano, y el último, al no prever la guerra del Yom Kipur.

El paloma Peretz como ministro de Defensa enviaría un mensaje de paz a los palestinos, pero también otro de firmeza a los colonos sobre la certeza de que Olmert pretende evacuar Cisjordania. El Ministerio de Finanzas prepara ya un gran recorte del presupuesto del Ministerio de Defensa para trasladar unos 2.000 millones de shekel (360 millones de euros) a asuntos sociales.

Cuando el general en la reserva Sharon era primer ministro, casi siempre se oponía a disminuir los gastos militares. Olmert, que no tiene preparación militar, en cambio, apoya esa medida, al igual que Peretz, los ultraortodoxos de Shas y el flamante partido de los Jubilados, encabezado por Rafi Eitan. Éste reveló que tuvo influencia sobre Sharon para que el primer ministro aprobara el plan de desenganche de Gaza y del norte de Cisjordania. Tanto laboristas como Meretz señalan que los siete diputados de los Jubilados apoyarán la retirada de los asentamientos en Cisjordania.

Mientras tanto, ayer continuaron los ataques de grupos palestinos contra Israel con misiles Kasam, que alcanzaron la ciudad israelí de Ashkelon. Tanques israelíes dispararon sobre objetivos en el norte de Gaza y causaron dos muertos e hirieron a diez personas, entre ellas un bebé de seis meses y su madre. La fuerza aérea de Israel atacó el antiguo helipuerto del presidente Yasser Arafat, situado en Gaza, cerca de las oficinas en las que trabaja el presidente palestino Mahmud Abbas.
LV.D.-

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat