Inicio NOTICIAS Por primera vez el mundo conmemoró el Día Internacional del Holocausto.
Es una iniciativa de la ONU. La fecha elegida es la de la liberación de Auschwitz.

Por primera vez el mundo conmemoró el Día Internacional del Holocausto.
Es una iniciativa de la ONU. La fecha elegida es la de la liberación de Auschwitz.

Por
0 Comentario

En Auschwitz se hizo silencio, en el antiguo ghetto de Varsovia circularon tranvías antiguos con la estrella de David y en Budapest se lanzaron cientos de globos blancos con los nombres de 600 mil asesinados. Desde Praga hasta Londres, Nueva York o Buenos Aires, el mundo conmemoró ayer por primera vez el Día Internacional en Memoria del Holocausto. «Auschwitz es el cementerio más grande de Europa en el que no hay lápidas», declaró el premier polaco, Kazimierz Marcinkievicz, durante un acto en el antiguo predio del campo de exterminio nazi. Recordar el Holocausto «es tarea de las generaciones actuales y futuras», agregó.
En el 61° aniversario de la liberación del campo de exterminio que es símbolo de la barbarie nazi, no sólo los gobiernos recordaron a los seis millones de judíos asesinados. También sobrevivientes de Auschwitz hablaron de sus peores vivencias, de la trágica realidad en la memoria y el presente y también de los momentos de amistad y ternura en la desesperación.
«Si hubiera muerto en Treblinka habría estado con mi padre, en Majdanek habría estado junto a las cenizas de mi madre y en Auschwitz con las de mi hermano», dijo con sencillez Halina Birenbaum. La mujer era una niña cuando la encerraron en el campo de Majdanek.
La noche en que le tocaba morir se terminó el gas Zyklon B y ella fue la única sobreviviente de su familia judía polaca.
Antes de la Segunda Guerra, en Polonia vivían 3,5 millones de judíos, es decir, uno de cada diez polacos era judío. Después, apenas quedaban unos cientos de miles, y se calcula que de los seis millones de asesinados en las cámaras de gas, tres millones eran judíos polacos. Solo en Auschwitz perecieron casi un millón y medio de personas, la mayoría de ellas judías.
«La perversidad a la que se llegó en los campos de exterminio nazis empezó con el odio, los prejuicios y el antisemitismo. Recordarlo puede servirnos de advertencia ante las señales de alarma», declaró el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan.
Desde Davos, donde participa del Foro Económico Mundial, Annan destacó que es responsabilidad de «nosotros, la generación actual, llevar la antorcha de la conmemoración y defender la causa de la dignidad humana».
A iniciativa de EE.UU. e Israel, la Asamblea General de la ONU aprobó en octubre del año pasado una resolución que declara Día Internacional en Memoria del Holocausto al 27 de enero, aniversario de la liberación de Auschwitz por soldados del Ejército Rojo. El documento pide a los gobiernos impartir programas educativos para alertar a las futuras generaciones y «ayudar a prevenir más genocidios».
En Alemania, la fecha se conmemora oficialmente desde 1996, con banderas a media asta en los edificios públicos de algunas regiones y una sesión extraordinaria en la Cámara Baja del Parlamento.
Ayer, en el antiguo edificio del Reichstag, hoy sede parlamentaria, el principal orador fue un sobreviviente de los campos de exterminio, el editor Ernst Cramer.
«Para mí hay una certeza: que la peor desgracia en la historia de los judíos es también a su vez el peor desastre en la historia de los alemanes», dijo Cramer, judío alemán de 92 años.
Más polémico, Cramer recordó «que demasiada gente miró a un costado». Y se preguntó «¿dónde estaba el amor cristiano a los judíos y los gitanos entre 19
y 1945?». «Cuán necesaria habría sido una encíclica sobre el amor en ese momento!», agregó en referencia a la primera publicación del Papa Benedicto XVI.
Otro de los oradores del acto en el Bundestag fue el presidente de la cámara, el conservador Norbert Lammert, quien aprovechó para criticar al presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, quien hace poco calificó el Holocausto de «cuento».
«El Parlamento alemán debe atacar públicamente el antisemitismo, el racismo y la xenofobia», declaró Lammert. «Que Auschwitz no se repita es nuestra obligación», agregó.
El Presidente del Consejo Central de los Judíos de Alemania, Paul Spiegel, destacó en cambio que esta celebración «no ha calado en la conciencia de los alemanes» y se quejó de la falta de información y esclarecimiento en las escuelas. En declaraciones a la radio pública, Spiegel dijo que muchas veces se siente «abandonado por los alemanes no judíos».
Araceli Viceconte
Clarin

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat