Inicio NOTICIAS Bush hizo lo posible por sonar optimista.

Bush hizo lo posible por sonar optimista.

Por
0 Comentario

La administración Bush ha dejado en claro que no tiene intenciones de dialogar con un partido que «tiene un pie en la política y otro en el terror».

La victoria de Hamas representa entonces un dilema para Estados Unidos y un obstáculo a sus esperanzas de negociar la paz en Medio Oriente.

Cuando le preguntaron a Bush si esas esperanzas habían muerto tras las elecciones palestinas, el mandatario, hablando en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, hizo lo posible por sonar optimista.

George W. Bush
«La paz nunca está muerta porque la gente quiere paz. La mejor esperanza de paz es que convivan dos democracias lado a lado», dijo Bush.

Sin embargo, agregó: «No veo cómo se puede ser un socio en la búsqueda de la paz cuando (una organización) promueve, como parte de su plataforma, la destrucción de un país. Y también sé que no es posible ser un socio para la paz cuando se tiene un brazo armado».

Ayuda

Bush interpretó la victoria de Hamas más como un reflejo del descontento de los palestinos con sus autoridades, que una expresión de ira hacia Israel.

Enfatizando el valor democrático de los comicios, Bush dijo que representaba «un llamado de alerta» al liderazgo palestino por parte de un pueblo que exige «un gobierno honesto».

Podría esperarse que Hamas modere su posición, siguiendo de alguna forma el ejemplo de Sinn Fein en Irlanda del Norte.

Sin embargo, el gobierno estadounidense parece estar aguardando a que se forme el nuevo gobierno palestino antes de tomar cualquier decisión importante al respecto.

No está claro aún cómo afectará el triunfo de Hamas la ayuda estadounidense a los palestinos, que, si bien menor que la europea, es significativa.

Washington dijo que gastó más de US$ 1.700 millones desde 1993 en combatir la pobreza, mejorar la infraestructura y promover buenas prácticas de gobierno en Cisjordania y la Franja de Gaza.

En diciembre, el gobierno estadounidense transfirió US$50 millones en ayuda a la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Dennis Ross, ex enviado especial de EE.UU. a Medio Oriente, dijo a la BBC que es poco probable que Washington cambie su postura respecto a Hamas.

«La administración Bush sólo seguirá involucrada en los esfuerzos de paz en la región si hay un frente común de la comunidad internacional que exija a Hamas cumplir estándares mínimos si quiere continuar recibiendo ayuda del exterior», señaló Ross.

«Hamas no esperaba ganar los comicios y hacerse cargo de la ANP en esta oportunidad. Ahora debe asumir las consecuencias de su victoria y, para gobernar, deberá modificar su comportamiento», agregó.

«Doble rasero»

El lunes, la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, se reúne en Londres con los otros representantes del llamado «cuarteto» de paz para Medio Oriente: Naciones Unidas, Rusia y Europa.

A Estados Unidos le gustaría seguir tratando con el presidente palestino Mahmoud Abbas -líder moderado del partido Fatah-, pero su posición es demasiado débil tras los comicios.

Durante años, Washington se negó a dialogar con Yasser Arafat, a pesar de que era el líder indiscutible de los palestinos.

Bajo presión y durante el gobierno de Ronald Reagan, Arafat hizo una declaración renunciando a «acciones terroristas», tras lo cual Washington lo reconoció como interlocutor.

Sin embargo, el presidente Bush prefirió tratar con Abbas y aislar a Arafat, a quien consideraba corrupto y vinculado a ataques contra Israel.

Algunos palestinos creen que Estados Unidos debe respetar ahora los resultados de los comicios democráticos que ellos mismos había exigido. Cualquier otra opción, sería vista como un claro ejemplo de doble rasero.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat