Inicio NOTICIAS Mayoría israelíes renunciaría a «Jerusalem árabe»

Mayoría israelíes renunciaría a «Jerusalem árabe»

Por
0 Comentario

La mayoría de los israelíes está dispuesta a cambio de un genuino acuerdo de paz a renunciar a los barrios palestinos del este de la «Jerusalén árabe», actualmente parte de la capital unificada del país.
Esta es una de las conclusiones de un sondeo global realizado por el Instituto de Investigaciones Tazpit, dirigido por Aharón Fein, para el Instituto de Jerusalén destinado a Estudios sobre Israel.
Del estudio, para cuya realización los investigadores crearon índices de análisis demográficos, económicos, sociales y de seguridad, se deduce que el 95,3 por ciento de las personas interrogadas cree que «es muy importante para Jerusalén poseer una significativa mayoría de vecinos judíos».
Entre la población adulta de la mayoría judía del país, el 63 por ciento está dispuesta a hacer concesiones en Jerusalén por la paz, y el 54,4 por ciento a desprenderse expresamente de los barrios palestinos, en contra del 36 por ciento, que se opone.
En más de veinte aldeas y barrios palestinos, que Israel anexionó tras la guerra de 1967 para ampliar con 70 kilómetros el perímetro municipal de Jerusalén, residen actualmente unos 230.000 vecinos palestinos, un tercio de los habitantes de la ciudad.
Entre los israelíes decididos a renunciar a parte de la soberanía en la ciudad, un 3,2 por ciento cedería a los palestinos no sólo los barrios y aldeas de la «Jerusalén árabe», sino también el Muro de los Lamentos, situado dentro del casco antiguo, y el antiguo cementerio del Monte de los Olivos.
Un 5,4 por ciento entregaría los barrios palestinos, en los que reside una abrumadora mayoría musulmana y una minoría cristiana, y el Monte de los Olivos, pero no el Muro, único vestigio del dos veces destruido Templo de Jerusalén, en 525 a.C y en el 70 d.C.
Según el estudio del Instituto Tazpit, la mayoría entre los proclives a devolver a la soberanía árabe esas zonas de la ciudad son israelíes que se definen como «tradicionalistas» y «seculares»; los religiosos y ultra-ortodoxos, en cambio, son menos favorables a ello.
Tras la guerra de 1967, que puso fin a una división de 19 años de la ciudad de Jerusalén entre los dos pueblos, los vecinos judíos eran el 75 por ciento de la población general y hoy son el 66 por ciento.
Para dentro de quince años, prevén los investigadores, si Israel sigue controlando toda la ciudad, los judíos serán aún el 58 por ciento pero en el 2.030 los palestinos serán el 50 por ciento.
Jerusalén es una de las ciudades más pobres de Israel, y un tercio de sus familias -judías y palestinas- está por debajo de la línea de pobreza.
Más del 53 por ciento de los niños de la ciudad, con unos 650.000 habitantes, son hijos de familias pobres.
La participación de los jerosolimitanos en la fuerza de trabajo es de las más bajas debido a la gran cantidad de judíos religiosos pertenecientes a la corriente ultra ortodoxa y de mujeres árabes que no trabajan.
El ingreso por persona es el menor entre todas las grandes ciudades de Israel.
Desde que comenzó la «Intifada de la mezquita de Al Aksa», en septiembre de 2000, se registraron en Jerusalén 635 ataques y atentados terroristas en los que perdieron la vida 211 personas y 1.643 resultaron heridas.
Aurora

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat