Inicio NOTICIAS Hamas se abstiene de mencionar la destrucción de Israel

Hamas se abstiene de mencionar la destrucción de Israel

Por
0 Comentario

En la plataforma de sus candidatos a ocupar los 132 escaños parlamentarios de la Cámara, con sedes en Ramala de Cisjordania, y en la ciudad de Gaza, afirma que ‘Palestina histórica es parte de las tierras árabes’, y propone la creación de un estado soberano -sin determinar sus fronteras- con capital en Jerusalén.

Los principales rivales de Hamas (Fervor), los candidatos del movimiento nacionalista Al Fatah, dicen en su plataforma que ‘la paz y las negociaciones (con Israel) son una opción estratégica’, y se manifiestan en favor de un estado independiente pero dentro de unas fronteras limitadas, las de la línea de un armisticio de 1949 vigentes al estallar en 1967 la ‘guerra de los seis días’.

Asimismo, los de Al Fatah ven la posibilidad de avanzar en pos de un estado palestino independiente con la ‘Hoja de ruta’, el plan de paz de la comunidad internacional que incluye su establecimiento ‘al lado del Estado israelí’, y no en su lugar, como propugna Hamas.

Según la constitución de Hamas, el futuro estado palestino se establecerá ‘entre el Mediterráneo y el río Jordán’, esto es, ha de incluir los 21.400 kilómetros cuadrados que poseía Israel antes de aquella guerra, en la que conquistó Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental.

Hamas, agrega su constitución ideológica, aboga por ‘la destrucción del estado sionista’ mediante la lucha armada pero esto se excluyó del programa electoral. Ese objetivo ha sido reemplazado por el eufemismo de que ‘todos los medios son aptos para alcanzar el objetivo’, o sea un estado palestino, sin mencionar dónde.

Los integristas islámicos, cuyo movimiento fue fundado en Gaza en 1987, muchos años después de Al Fatah y de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) -a la que no están afiliados-, no mencionan en su plataforma la posibilidad de negociar con Israel.

Asimismo, sin mencionar que lo hará por las armas, los candidatos de Hamas prometen al electorado ‘terminar con la ocupación’ israelí; el regreso de unos 4 millones de refugiados palestinos ‘a sus tierras y sus bienes’ en el territorio del que fueron expulsados o del que huyeron con motivo de la primera guerra árabe-israelí de 1948/49, y la oposición a ‘normalizar las relaciones’ con Israel.

Los representantes de Al Fatah, en cambio, prometen conseguir en negociaciones con Israel ‘una solución justa’ para el problema de los refugiados, eufemismo que da pie a una sustitución del regreso físico por una compensación económica por los bienes perdidos.

Los integristas participan en los comicios, que supervisarán centenares de observadores extranjeros, sin desarmar a su milicia, una de las trece facciones de la resistencia contra Israel.

También prevén los representantes islámicos -que por primera vez participan en elecciones nacionales- un cese de la coordinación con Israel en asuntos de seguridad, según acuerdos previos firmados por el fallecido líder de la OLP y de la ANP, Yaser Arafat.

Los candidatos electorales de Al Fatah prometen ‘respetar los acuerdos anteriores’, entre éstos los de Oslo de 1993, uno para el mutuo reconocimiento entre Israel y la OLP, y el otro una ‘declaración de principios’, las bases para negociar la paz.

Por su lado, los islámicos amenazan con enjuiciar a los ministros, legisladores y funcionarios acusados de corrupción, uno de los factores que más han desprestigiado al movimiento oficialista Al Fatah, y enfilar las relaciones económicas hacia el mundo árabe.

Para ‘compensar’ esa promesa de Hamas si llegara a controlar la Cámara Legislativa, y eventualmente al poder -quizá en un gobierno de coalición con Al Fatah-, los candidatos del movimiento oficialista prometen ‘reconocer los errores en la administración’ aunque sin aclarar si se proponen juzgar a los corruptos.
EFE.-

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat