Inicio NOTICIAS El delito, el perdón y la religión
Por SANTIAGO KOVABLOFF*

El delito, el perdón y la religión
Por SANTIAGO KOVABLOFF*

Por
0 Comentario

La ley secular, la que gobierna y administra políticamente a los pueblos, establece que, más allá del arrepentimiento subjetivo que pueda sentir aquel que es probadamente culpable de un delito, debe purgar una pena. Es decir que hay una deuda objetiva
con la sociedad que se contrae mediante el delito en que se incurre, que sólo puede ser saldada en términos de un castigo y una condena que, al cabo de la cual -se cumpla o no ese arrepentimiento subjetivo- objetivamente se ha pagado la deuda, entonces ese sujeto recupera su libertad. El acento está puesto en la deuda objetiva.
En un sentido religioso, en cambio, lo decisivo es el pago subjetivo de la deuda, que se logra mediante la conciencia del delito cometido que ha de redundar, siempre, en arrepentimiento.
De modo que el cristianismo, el judaísmo y aún el pensamiento islámico establecen que el arrepentimiento es la instancia decisiva de la responsabilidad personal de una conciencia frente al delito que se ha cometido.
El Papa perdonó a quien atentó contra su vida en el encuentro que mantuvieron.
Perdonó significa que tuvo la disposición personal que al otro -al culpable, a quien intentó asesinarlo- le permitió reencontrar o encontrar su propia criminalidad como un pecado. Es en ese marco que el Papa concede el perdón a quien intentó matarlo.
*Filósofo y ensayista.
Perfil

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat