Inicio NOTICIAS «Barbie, la muñeca judía»

«Barbie, la muñeca judía»

Por
0 Comentario

(AFP).- A un lado, Barbie. Al otro, Fulla, la muñeca que más se vende en las jugueterías de Egipto y que demuestra que, en el vestir, el ideal de las niñas y jóvenes musulmanas incluye cada vez más el hijab (el pañuelo que cubre la cabeza pero no la cara).

La muñeca, de ojos negros y piel aceitunada, reemplazó las diminutas polleras y la frondosa cabellera rubia de su rival norteamericana por atuendos más recatados y por el pañuelo islámico sobre la cabeza. «Fulla se vende más porque está más cerca de nuestros valores árabes; nunca muestra las piernas ni los brazos», dijo Tarek Mohammed, jefe de ventas de la filial de las jugueterías británicas Toys R Us, en Mohandessin, una zona rica de El Cairo.

La respuesta árabe a la Barbie se ha vendido como pan caliente para la Eid-Al-Adha, la festividad más importante de los musulmanes, también porque es más barata que su rival norteamericana, aunque ambas son hechas en China.

Fulla no es la primera muñeca islámica, pero ninguna de sus predecesoras logró copar, como ella, el mercado regional, donde se han vendido casi dos millones desde que fue concebida, hace dos años, por el estudio de diseño NewBoy, con sede en los Emiratos Arabes. En ese momento, la policía religiosa de Arabia Saudita había prohibido la venta de «Barbie, la muñeca judía», cuyas «ropas diminutas, exhibicionismo y poses vergonzosas simbolizan la decadencia del pervertido mundo occidental».

Fulla, cuyo nombre en árabe significa una clase de jazmín, fue inicialmente vendida en el Golfo Pérsico en una caja de color rosa similar a la de la Barbie, pero con prendas más modestas, como la tradicional abaya, una vestimenta que cubre todo el cuerpo menos la cara, las manos, y los pies, y con una especie de almohadilla para arrodillarse y rezar.

Pero, según Ahmed, un vendedor de City Stars, el mayor paseo de compras de El Cairo, «su vestuario fue ampliado para adaptarlo al mercado egipcio». Hoy, Fulla luce su perfecta figura con un poco menos de busto que Barbie y se cubre la cabeza con coloridos pañuelos como los que usan las jóvenes egipcias.

La muñeca tiene dos amigas, Yasmine y Nada, de pelo más claro. Pero aún es soltera y no hay planes para lanzar al mercado un equivalente islámico del muñeco Ken, pues conseguirle un novio sería considerado inapropiado en la conservadora cultura musulmana.
La NAcion

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat