Inicio NOTICIAS Un rezo argentino en Jerusalén

Un rezo argentino en Jerusalén

Por
0 Comentario

Tres de la tarde frente al Muro de los Lamentos, el sitio más sagrado para los judíos, y más allá del clima de dolor que reina en Israel, un país que ya se siente huérfano de Sharon y que sigue rezando por un milagro que lo salve, se oye bullicio, alegría.

«Che, yo quiero una foto», grita una joven, en más que identificable acento porteño.

Se trata de un grupo de 40 chicos argentinos, de Buenos Aires, que está visitando por primera vez Israel en un viaje organizado por Taglit (descubrimiento) por medio de Birth Right-Israel. Con camisetas de Boca y de la selección, albicelestes, los chicos, de entre 19 y 20 años, se sacan fotos en frente al milenario kotel, donde muy pronto, al comenzar el Shabat, cientos de personas se acercarán a rezar, en medio de un silencio absoluto.

«Nos estamos preparando para el Shabat», explica Flavia Zalcman, una de las acompañantes, de 24 años, que cuenta a LA NACION que a ellos la crisis por la agonía de Sharon no les cambió demasiado el viaje.

«La verdad, estamos al tanto de lo que está pasando, y también de lo que puede pasar, porque estamos con gente israelí que nos explica», afirma Flavia. «Pero no nos cambió nada el viaje», agrega Alejo Duek, un joven con kipá. «No es cierto, ahora, al comenzar el Shabat, vamos a rezar también por Sharon», interrumpe Maia Senderovsky.

En el grupo, el único que parece más consciente de lo que significa la muerte política de Sharon es Lucas Marchena, un cordobés de 22 años que vive aquí, y que, como la mayoría de los israelíes, ya habla del premier israelí agonizante en tiempo pasado.

«El influyó mucho en la vida de este país, en dos sentidos: él fue un héroe en el sentido militar y, gracias a él, todavía estamos acá; como conductor político, fue uno de los pocos que tuvieron la fuerza para llevar adelante, como primer ministro, algo como la retirada de Gaza», dice, vestido de uniforme verde militar del ejército israelí, con su metralleta M-16 comando al hombro.

Lucas decidió venir a Israel hace tres años «para defender al segundo país que uno lleva en el corazón». Ahora es francotirador de la Brigada de Paracaidistas del ejército israelí, y acompaña al grupo de 40 chicos de Taglit en su viaje por Israel.

«Sharon fue el único primer ministro que se paró frente a los ultraortodoxos y tuvo la valentía de evacuar Gaza, sabiendo que una cosa así le iba a poner en contra medio país. Yo lo admiro mucho, aunque algunos creen que él vendió al país», agrega.

Como la mayoría de los israelíes, Lucas, que conserva su acento cordobés, no cree que será fácil reemplazar a Sharon. «Es una gran pérdida, ya se está hablando del día después, pero creo que un futuro con Sharon hubiera sido mejor.»
La NAcion

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat