Inicio NOTICIAS Sharón reorganiza sus filas

Sharón reorganiza sus filas

Por
0 Comentario

El primer ministro israelí, Ariel Sharón, ha comenzado a reorganizar filas para la creación de su nuevo partido, tras haber presentado hoy, lunes, la dimisión como presidente del Likud y haber pedido al presidente del Estado de Israel, Moshé Katzav, la disolución del Parlamento.

Fuentes del Parlamento israelí explicaron a EFE que Sharón no ha presentado la dimisión como primer ministro, sino que únicamente ha pedido la disolución del Parlamento, lo que jurídicamente es muy distinto pues su gobierno sigue en funciones hasta el último día.

‘Además, técnicamente, si se presentara un candidato a primer ministro que disfrute del apoyo de 61 diputados podría gobernar con la venia presidencial’, explicó un portavoz del parlamento.

No obstante, esa circunstancia se considera improbable porque, si bien la petición del primer ministro no ha sido respondida por el presidente -que sólo lo hará mañana-, tampoco hay quien le sustituya.

Todos los partidos están de acuerdo en convocar elecciones anticipadas y el Pleno del Parlamento aprobó hoy por una abrumadora mayoría un anteproyecto de ley para disolverse, lo que de hecho eliminará cualquier valor jurídico de la decisión presidencial.

La votación de la ley en primera, segunda y tercera lectura, se espera para el próximo miércoles, según las fuentes parlamentarias consultadas.

Entretanto, el primer ministro no parece perder tiempo y ha comenzado ya a reorganizar filas y verificar el apoyo con el que cuenta.

Trece diputados del Likud se han sumado en las últimas horas a Sharón y le secundarán en la formación de la nueva agrupación política, que recibirá, al parecer, el nombre de ‘Responsabilidad Nacional’ y que tendrá el objetivo de buscar el espacio del centro-derecha en los próximos comicios israelíes.

Los primeros once diputados lo hicieron a mediodía en el Parlamento en la primera reunión preparatoria que convocó Sharón y entre ellos están los ministros Ehud Olmert, Tzipi Livni, Avraham Hirshzon y Gideon Ezra, así como los diputados Omri Sharon (su hijo), Marina Solodkin, Roni Bar-On, Ruhama Avraham, Mayali Wahabe, Eli Aflalo y Zeev Boim.

A lo largo de la tarde, le expresaron también su apoyo el diputado Yaakov Edri y Meir Shitrit.

Sharón necesitaba a esos trece para sumar los catorce necesarios que le permitirán registrarse como grupo parlamentario independiente y acceder a la financiación pública que les corresponden.

La gran baja de Sharón, según los analistas, es el ministro de Defensa, Shaul Mofaz, a quien garantizó la misma cartera en un próximo ejecutivo pero quien, aún así, permanecerá en un partido para el que ya existen siete candidaturas a presidente.

Sharón, que esta tarde da una conferencia de prensa para explicar a la nación sus decisiones, inició la jornada con la visita al presidente del Estado de Israel, Moshé Katsav.

A continuación, envió una carta a Tzaji Hanegbi, secretario general del Likud, en el que le comunicaba su dimisión como presidente del partido.

‘Dimito del partido para formar uno nuevo’, escribió Sharón en su carta para justificar su salida del Likud, partido en el que milita desde 1977 y que preside desde hace seis años.

Los comicios anticipados, que se celebrarán en marzo próximo, han sido catalizadas por la elección hace doce días de un nuevo líder laborista, Amir Péretz, quien desde un principio anunció su intención de abandonar el gobierno de coalición nacional que encabezaba Sharón.

A ello se sumó la rebeldía de un grupo de parlamentarios del Likud que durante los últimos meses han tratado de torpedear distintas iniciativas políticas y diplomáticas.

Además de diputados y ministros, la nueva formación de Sharón tratará de atraer también a personalidades de la vida pública, como el ex jefe del Servicio General de Seguridad, Avi Dichter, el presidente de la Universidad Ben Gurión del Neguev, Avishai Braverman, y el ex ministro de Justicia Dan Meridor, un antiguo miembro del Likud.

Tampoco se descarta que dirigentes laboristas que se ven desplazados por Péretz encuentren un sendero hacia el nuevo partido de centro, y entre ellos el viceprimer ministro Simón Peres, o Haim Ramón.

Portavoces del Likud han asegurado que la nueva formación será ‘verdaderamente de centro, desde el punto de vista político, económico y social’.

La creación de un partido de centro en la escena política israelí con posibilidades reales de vencer en unas elecciones, según las encuestas, es una circunstancia desconocida en este país, donde desde la fundación del Estado judío, en 1948, se ha dado una alternancia entre la izquierda, encarnada en el laborismo, y la derecha nacionalista, representada por el Likud.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat