Inicio NOTICIAS El Gobierno de Ariel Sharón está decidido a quebrar el monopolio de la Agencia Judía en la promoción de la inmigración.

El Gobierno de Ariel Sharón está decidido a quebrar el monopolio de la Agencia Judía en la promoción de la inmigración.

Por
0 Comentario

(EFE).- El Gobierno de Ariel Sharón está decidido a quebrar el monopolio de la Agencia Judía en la promoción de la inmigración de israelitas al Estado israelí, y se dispone a aprobar el próximo domingo una partida de 10 millones de dólares.

El diario Maariv informa hoy, jueves, de que funcionarios de la oficina de Sharón afirman que para el jefe del Gobierno fomentar la inmigración de los judíos de todo el mundo es un «asunto de primera importancia», aparentemente para afrontar el así llamado «problema demográfico» debido al mayor crecimiento de la población palestina.

La decisión, según el rotativo, se debe a que durante el año pasado se establecieron sólo 24.000 israelitas nuevos, un número mucho más reducido que los «olim» llegados en los últimos años.

Dos instituciones privadas, «Néfesh benéfesh» (Alma por alma) y Amí, organizadas por activistas judíos de los Estados Unidos y de Francia, respectivamente, ofrecen a los inmigrantes una serie de ventajas económicas y los guían en sus primeros pasos en el país.

La primera de esas organizaciones, que comenzó sus actividades en el 2001, atrajo a 6.000 inmigrantes procedentes de los EEUU, donde se encuentra la mayor comunidad judía del mundo con unos seis millones de miembros.

En Francia, donde uno de los factores que favorecen la emigración de judíos son los ataques de extremistas musulmanes y antisemitas, se halla la mayor congregación de Europa, con 700.000 miembros.

Esta misión, que desde la fundación del Estado israelí en 1948 cumplen la Agencia Judía y el Ministerio de Inmigración (Klitá) suelen despertar quejas entre los inmigrantes, que la acusan de actuar como un organismo excesivamente burocratizado.

La Agencia, confundida a menudo y por error con los «servicios secretos» (Mosad), es el nexo oficial de Israel con la comunidades hebreas del exterior. Israel es un país de inmigración en el que se conviven judíos de unos setenta países, entre estos miles de sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

El Gobierno, informa el Maariv, entregará a las dos entidades privadas una suma de 1.000 dólares por cada nuevo inmigrante que se establezca en el país, quienes además se harán acreedores a la ayuda que proporciona a los «olim» (los que «ascienden» a Israel).

En la actualidad, las familias de inmigrantes reciben ayuda por un monto de hasta 20.000 dólares, entre otras ventajas, que incluyen, entre otras, la exención de impuestos.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat