Inicio NOTICIAS *Sofía Guterman recordó a su hija Andrea en su 39 cumpleaños

*Sofía Guterman recordó a su hija Andrea en su 39 cumpleaños

Por
0 Comentario

» Yo comencé escribiendo poemas a 2 meses del atentado a las AMIA, el primero se llamó ´Mataron a mi hija´. Fui haciendo una serie de escritos que se transformaron en Mas allá de la a . Cuando tuve una suficiente cantidad se publicó el que está reeditando la editorial de la AMIA, Poesías del corazón al cielo «.

» Para mi escribir es una forma de comunicarme con mi hija, esperando que ella aparezca,
yo estaba muy acostumbrada a hacerle notitas, tal como ellas me las hacía a mi «.

» Lo hice mucho sobre todo en los 7 días en que tardamos en encontrarla, era la necesidad de decirle cosas lo que hizo que yo lo haga en un papel. Yo me las respondía a mi misma porque no tenía quien me las contestara «, comenta la madre.

» Así fueron surgiendo los primeros poemas que yo no pensaba darlos a conocer, pero cuando la AMIA puso un grupo de psicólogos a disposición de los familiares para nuestra atención, la profesional que me tocó a mi, me sugirió que presentara esos escritos y poemas porque representaban los sentimientos de una madre , un sentimiento que va más allá de la muerte , por la vida, por el amor un sentimiento positivo», describe y rememora.

» A partir de ese momento hice más poemas, no sólo a mi hija, escribí por la justicia, hasta les hablé a los asesinos en forma de poesías . La canción que se canta en cada acto de aniversario, la canta Juan Martín Rago, un joven que se ofreció de corazón a ponerle música a ´cada 18´ que es de mi autoría». » A través de ellas yo hago memoria, me relaciono con mi hija y hago conocer al resto de las víctimas, trato de llegar a todos, no son elevados, son para todos, expresan sentimientos y los sentimientos llegan a las personas humanas, porque todo lo que despierta ternura, llanto, dolor, amor, creo que una persona normal lo siente sin ser poeta», reflexiona.

«Andrea también escribía poesías. Ella decía que amaba entrañablemente a los dos extremos de la vida: los ancianos y los niños, que para ella eran los más desprotegidos».

«De chica le mostré las cosas como eran, no le pinté un mundo rosa. Le enseñé que en el mundo hay rosas y grises y a hacer las cosas llenas de amor, de solidaridad para proyectarse al futuro y el futuro tiene que ver con la vida y no con la muerte. Si yo a mi hija le trasmití todo esto en vida y ella lo asimiló muy bien, ahora que ella no está y como un homenaje, yo no puedo hacer un poema con odio, con bronca ni con nada que sea negativo», dice Sofía Guterman que no deja de extrañar a su hija.

» Yo tengo mis broncas personales, tengo un odio tremendo hacia los asesinos, pero sólo por los que hicieron esto. Tengo bronca porque hace 11 años a nosotros, a los familiares de las víctimas nos engañaron, nos engañaron con la verdad de lo ocurrido el 18 de Julio de 1994. Tengo bronca por la negligencia e indiferencia de muchos funcionarios».

«Pero por sobre todas las cosas yo tengo que hablar de las víctimas, que si bien no las conocí a todas, a través de mi hija, los homenajeo a todos», relata sin subir el tono de voz.

» Yo a los asesinos les hablo con dureza, no los trato bien, pero creo que no me puedo envenenar. Creo que tengo en cierta forma destruida mi vida, porque yo digo que cuando uno pierde un hijo y en mi caso a mi única hija, , es una sobrevida, no es como era antes».

» Si yo a la vida la voy a llenar de odio, voy a terminar de una forma que no vale la pena ser vivida», expone.

» El 25 de Octubre, mi hija hubiera cumplido años. Tuve un día con matices de ánimo, por momentos me sentí abatida, después dije le tengo que hacer un homenaje, sin lagrimas, pero realmente por momentos me quebré, porque hubiese querido festejarle el cumpleaños, pero esa sobrevida que tengo la empleo en homenajearla, en hacer conocer a los jóvenes lo que fue el atentado, en formarlos en lo que tiene que ser la justicia, la lucha por los derechos humanos, en ese concepto por conservar la vida».

» Yo creo que si estaría llena de odio, yo no llegaría como llego a la juventud».

» A Andrea la recuerdo con mucho amor, con todos los momentos que pasé con ella.»
» Éramos muy compañeras , muy amigas, a veces nos peleábamos como toda madre e hija, surgía alguna discusión, pero estábamos muy juntas . Si bien tengo muchos amigos con los que comparto alguna noche de la semana., cuando camino, camino sola, porque la que caminaba al lado mío ya no se encuentra «.

«Andrea era muy amante de la justicia, como dije, de los chicos y de los ancianos . Si bien era porteña, quería irse a vivir al interior del país para tener jardines, para tener paz, para convivir y relacionarse más con la gente, porque decía que en la capital la vida pasaba y uno no se daba cuenta «.

» Ella tenía en mente publicar un libro de cuentos junto con una compañera de trabajo, que ya tenía algunas páginas porque estaba muy comprometida con la pedagogía infantil».

» Era una chica que estaba en pareja, se pensaba casar a fines de 1994. En los planes de ella estaba tener un hijo de inmediato, en 1995. Siempre me decía que no desarmara su habitación porque me iba a traer el nieto mientras trabajaba «.

» Tenía planes y proyectos de una chica joven, como lo fueron los planes y proyectos de otros jóvenes que cayeron con ella el mismo día por culpa de una a asesina», descarga.

» En el momento del atentado, tenía 28 años, el 25 de Octubre hubiese cumplido 39, la mañana de su cumpleaños yo me quedé pensando mientras le ponía unas flores a su retrato, pensé en un cumpleaños diferente, distinto, con sus hijos. Yo hubiese disfrutado no sólo de mi hija, sino también de mi nieto «.

«Una vez le compré una tarjeta para su cumpleaños que decía ´ cumplir años es cumplir vida, entonces cuando se la entregué junto con el regalo, le dije ´ feliz vida, no le dije feliz cumpleaños «.

«Lamentablemente en el día de su cumpleaños no le pude decir ni feliz año ni feliz vida», asegura con dolor.

«Lo que tengo que decirle es, ojalá nunca te apagues, para mi nunca, ni tampoco para las otras 84 víctimas, que es necesario que sigan viviendo para la memoria de la gente», culmina con una reflexión de homenaje.

Entrevistó: Alejandro Dubesarsky

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat