Inicio NOTICIAS Marcha hacia Gush Katif con o sin el permiso oficial.

Marcha hacia Gush Katif con o sin el permiso oficial.

Por
0 Comentario

Miles de agentes de la policía de todo el país se establecían hoy, lunes, en el desierto meridional del Néguev -que limita con Gaza- para bloquear la infiltración de militantes israelíes que repudian la ‘desconexión’ de ese territorio palestino ocupado y se proponen atrincherarse en los asentamientos para resistirla.

El comandante de la Policía Nacional,superintendente Moshé Karadi, autorizó esta mañana al Consejo de los Asentamientos en Gaza y Cisjordania, YESHA, la celebración mañana, martes, de una asamblea de opositores a la retirada en la ciudad sureña de Sderot, y una marcha hacia la localidad vecina de Ofakim, pero no hacia el bloque de los asentamientos de Gaza, Gush Katif, al sur de Gaza.

Uno de los líderes de YESHA, Pinjas Wallerstein, declaró a los periodistas que los dirigentes de esa entidad están decididos a emprender esa marcha hacia Gush Katif con o sin el permiso oficial.

Wallerstein y sus pares tenían previsto reunirse hoy con el ministro israelí de Defensa, Shaúl Mofaz, a fin de exhortarle a que no permita la participación de efectivos militares en las operaciones de la Policía Nacional con el argumento de que los soldados, por principio, no operan entre la población civil de Israel.

Fuentes del Gobierno informaban esta semana de que el Ejército ha puesto 15.000 de sus efectivos al servicio de la policía para contener a los radicales de la derecha, quienes invocan el derecho a protestar y acusan al Gobierno de ejercer una dictadura.

Las autoridades policiales autorizan las manifestaciones pero prohíben la marcha de los opositores, los ‘anaranjados’, hacia los asentamientos de Gaza, desde hace dos semanas una zona militar.

En la ‘Operación desconexión’ participarán 55.000 agentes de la policía y soldados del Ejército que garantizarán la evacuación ante posibles ataques de la resistencia palestina, lo que también tendrán que impedir 5.000 agentes leales al Gobierno de Mahmud Abás.

La evacuación, por decisión del Gobierno del primer ministro israelí, Ariel Sharón, debe comenzar el próximo día 15, pero los colonos tendrán un período de gracia de 48 horas para dejar sus casas, muchos tras veinte y treinta años de residencia en esa zona.

El viceprimer ministro israelí, Ehud Olmert, afirmó hoy que los dirigentes de los colonos ‘no actúan honestamente pues lo que quieren es sabotear la ‘desconexión’ y no sólo protestar, como dicen’.

Después de pasar por alto los llamamientos de la Dirección de la Evacuación (SELA), organismo estatal para negociar la compensación y el traslado de las familias a viviendas en territorio israelí, muchos colonos se quejaban hoy de que no saben aún dónde vivirán.

El ministro de Vivienda israelí, Isaac Herzog, describió a los opositores como ‘provocadores’, y aseguró que el Gobierno ofrece una variedad de soluciones para solucionar esos problemas de vivienda.

Un grupo de familias anunció que tras el desalojo se establecerán en un campamento de tiendas de campaña. Las autoridades han puesto a disposición de los colonos casas prefabricadas y los rebeldes que resistan el desalojo serán alojados en hoteles alquilados.

El objetivo final de los organizadores de la concentración de mañana en Sderot y Ofakim -como la celebrada hace dos semanas en la cooperativa rural de Kfar Maimón- es burlar las barreras militares que lo impiden, y llegar a los asentamientos de Gush Katif.

Allí reside la mayoría de los 8.000 colonos de Gaza, y de las 800 familias que siguen negándose a negociar su desalojo y prometen resistirlo con lemas como ‘los judíos no expulsan a otros judíos’, y no pocos esperando una ‘ayuda divina’ que les permita seguir en ese territorio con 1,4 millones de habitantes palestinos.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat