Inicio NOTICIAS Acto 11 Aniversario de la Voladura de la AMIA.
Discurso de Nelson Castro

Acto 11 Aniversario de la Voladura de la AMIA.
Discurso de Nelson Castro

Por
0 Comentario

Aniversario del atentado a la AMIA Nelson Castro: Hace once años era un lunes y como decía la poesía «en aquel lunes tan normal, el terror sembró y se llevó vidas en esta calle y en este lugar». Hace once años escuchábamos las demandas de justicia, como se habían escuchado antes por el ataque también impune entonces y hoy contra la Embajada de Israel. Y desde hace once años ese pedido de justicia y verdad se sigue repitiendo en la vida de todos los familiares de las victimas a cada segundo, a cada minuto y a cada hora y desde hace once años esa verdad y esa justicia están ausentes, por eso es tan importante el ejercicio de la memoria que hoy nos convoca, es un ejercicio esencial y es la consecuencia de esta nada que tenemos en relación con la verdad y la justicia que buscamos. No sabemos quienes, no sabemos para que, no sabemos desde donde, tampoco sabemos muy bien el cómo se implementó este atentado, lo que sabemos es que hay ochenta y cinco vidas que no están y el ejercicio de la memoria que quiero compartir con ustedes hoy en esta mañana fría, en algunos de los episodios que han sembrado esta carrera hacia la impunidad, es fundamental hacerlo a través de algunos hechos concretos para que tengamos idea de la dimensión de lo que estamos hablando. Ese ejercicio de memoria nos hace recordar que el juez de la causa de entonces, el doctor Galeano llegó de Venezuela después de entrevistar a un supuesto ex espía iraní, de apellido (Mohatamer), diciendo que nos íbamos a caer de espaldas. Esa memoria nos exige recordar que a un año del atentado, en el año noventa y cinco, había pericias que no se habían realizado, una de ellas la de los explosivos, la de la camioneta, que increíblemente no se habían realizado y que se realizó unos días antes del dieciocho de julio de aquel año, para demostrar o hacer como que algo pasaba. Esa memoria nos exige recordar que un día un año después, aparecieron los integrantes de aquella «Maldita Policía de la Provincia de Buenos Aires» como los corresponsables junto con Telleldín de la conexión local ¿lo recuerdan? Hoy a once años lo que tenemos es que esos integrantes de aquella maldita policía, junto con Telleldín están libres, y que seguramente van a demandar al Estado argentino y vamos a terminar teniendo que pagarles, en esas paradojas increíbles que tiene la Republica Argentina. Esa misma memoria nos exige recordar que un año después en el noventa y siete, en este lugar se lanzó aquel dramático «yo acuso» que molestó al gobierno de entonces, que lejos de preocuparse por aportar datos sobre la investigación exigió disculpas ¿lo recuerdan? Y hubo algún sector de la dirigencia comunitaria que aunque lo niega actuó como si hubiera consentido esa disculpa. Y hubo un tiempo después en que apareció aquel señor Wilson Dos Santos ¿lo recuerdan? Y aquel señor que había dicho o que muchos habían dicho que había llegado a algún consulado argentino para decir que iba a haber un atentado y se buscó y hubo gestiones y se gastó dinero para contactarlo y finalmente no aportó nada. Pero tiempo después una mujer que había pasado circunstancialmente por su vida, de origen iraní, Narin (Mojtari) también fue traída en un operativo espectacular que obligó a una reunión de urgencia de la Corte Suprema de Justicia de entonces, porque no había ningún sustento legal para traerla. Y la mujer llegó, como un testigo importantísimo de aquella causa y hubo profusión de su presencia, finalmente estuvo por allí vagando por las calles de Buenos Aires una testigo de tanta «importancia», a la cual no le pagaban ni el hotel y hoy está casi desfalleciendo en un instituto neurosiquiatrico de la Argentina. Nunca se sabe que es lo que dijo de importancia por lo cual se movilizaron tantas cosas. Y otro día apareció un testigo C ¿lo recuerdan? Y este testigo C un día fue entrevistado por autoridades judiciales en Alemania y también un enorme operativo y una gran dispensa de dinero y el señor entonces declaró, pero lo que declaró que debía ser secreto se filtró y como se filtró se pasó un verdadero papelón y no declaró mas y en definitiva no pudimos saber a pesar que hubo otra declaración, si lo que dijo fue cierto o fue una fantasía. Y también entre tantas idas y vueltas recordamos que hubo un candidato, era candidato a gobernador por la Provincia de Buenos Aires en el noventa y nueve que dijo «yo sé quienes son los responsables del atentado, pero no lo puedo decir por razones de Estado» y pasó ¿lo recuerdan? Y también recordamos en esta situación y en esta serie de cosas insólitas e increíbles, devastadoras que ha tenido esta causa, que un grupo de familiares, un grupo de ustedes, un día pretendió ser escuchado por el Ministerio del Interior, el doctor Corach de entonces, cuando daba su festival mediático en su casa. Y entonces aquella vez no solamente no pudieron hablar con él, sino que hubo un operativo policial propio como si fueran verdaderos terroristas, los detuvieron y lo único que querían presentar era un petitorio, querían ser escuchados. Después nos enteramos que un secretario del juez había denunciado que aquel mismo Ministro del Interior le había dicho «hay que buscar tal pista» y este funcionario se fue y en una causa recién ahora ha sido escuchado en la causa el juez ¿lo recuerdan? Y recordamos también que hubo un día en que una jueza fue a visitarlo al señor Telleldín, le ofrecían escribir un libro para inculpar a aquellos policías que le ofrecían pagar cuatrocientos mil dólares. Y apareció también un llamado capitán Berges, que también fue a visitarlo a Telleldín para ofrecerle esos cuatrocientos mil dólares que un día le pagaron, en el despacho del juez ¿lo recuerdan? Todas estas cosas y muchas mas son las que han pasado en este terrible caso de la AMIA y también en este caso debo mencionar que el año pasado se le dijo al presidente de la institución de entonces, que habían aparecido cuarenta y seis cintas y veintiún horas después le dijeron que estaba equivocado. Todas estas cosas han pasado y muchas mas, y es por eso que en este momento en donde como aquí se ha mencionado, hay sectores que le reconocen al Gobierno una actitud diferente, es importante que las autoridades nacionales también escuchen a aquellos otros familiares de las victimas que son críticos y que pretenden otras medidas, porque es fundamental escuchar a todos para alejar la sospecha de cualquier tipo de ocultamiento o de interés de manipulación de la causa. Y quiero terminar estas reflexiones con otro dato y dos pensamientos que quiero compartir con ustedes. Lo escuchaba al Presidente de la AMIA recién hablar de las actitudes del juez que está a cargo de la causa, el juez de la causa el doctor Canicoba Corral ha declarado el sábado que la INTERPOL no busca mas a los catorce sospechados iraníes ¿cómo es posible que esto ocurra? ¿Esto está en conocimiento de quienes tienen la responsabilidad de monitorear que esa búsqueda se haga? Digo porque esto está ocurriendo, INTERPOL no busca mas esa pista y no sabemos que pasa con las otras pistas que puedan estar allí dando vueltas, no sabemos que pasan con los servicios de inteligencia, en Londres la inteligencia falló pero buscaba un blanco posible, en la Argentina tenemos la casi convicción que la inteligencia no falló, fue parte de lo que pasó ese día y de lo que pasó después. Por eso quiero terminar diciendo lo siguiente, es necesario ejercer la memoria y es necesario que esa memoria sea ejercida con fuerza, en pos de esto y con la sinceridad con la cual creo que tenemos que manejar estos hechos, es muy importante la unidad de todos ustedes los familiares de las victimas y la comunidad y esto hoy lamentablemente no ocurre, hay tres actos recordando esto, hubo uno ayer, está este y va a haber otro a la tarde. Es importante que con sus diferencias todos puedan unirse, son todos familiares de las mismas victimas que reclaman lo mismo, es importante que mantengan esa unidad, porque esa unidad les va a dar la fuerza capaz de sostener el ultimo hilo de esperanza que tiene esta causa tan complicada llena de nada y abundante impunidad. También es importancia que la dirigencia de la comunidad haga su autocrítica y vea en cuanto cumplió y en cuanto falló, para que se tenga también la posibilidad de un cambio y de mantener ese hilo de esperanza que aun queda. Y también quiero hacer un llamamiento a la sociedad, a los indiferentes, a los que piensan que esto es casi un tramite mas del calendario argentino, estos muertos de la AMIA son nuestros muertos y si somos indiferentes sepamos que estamos todos en peligro y que estamos alejando la posibilidad de que haya justicia. Donde no hay verdad no reina la justicia, donde reina la justicia la impunidad muere y esto es lo que no tenemos en la Argentina, tenemos el reino de la impunidad, esto es lo que nos recuerdan los ochenta y cinco muertos de la AMIA que hoy conmemoramos. Muchas gracias.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat