Inicio NOTICIAS Duro alegato contra la impunidad a 11 años del atentado contra la AMIA

Duro alegato contra la impunidad a 11 años del atentado contra la AMIA

Por
0 Comentario

cuando estalló la bomba aquel fatídico 18 de julio de 1994- con la lectura del nombre de cada una de las 85 personas que fueron asesinadas por los terroristas. Tras esa emotiva apertura, que incluyó el encendido de una vela en memoria de cada una las víctimas, el locutor del acto, Victor Hugo Morales, dio paso a los discursos de las autoridades comunitarias y de los familiares y amigos de las víctimas, que hicieron eje en la falta de justicia que rodea tanto al atentado contra la AMIA como al ataque contra la Embajada de Israel. Así, por ejemplo, se escuchó un reclamo puntual para que «deje de dormir en la Cancillería» un reclamo de los familiares de las víctimas para que se exhorte a Interpol -la Policía internacional- para que retome la búsqueda de un grupo de ciudadanos iraníes sospechados de haber tenido participación en el atentado. También hubo durísimas críticas para los antecesores de Kirchner en la Presidencia, específicamente contra Carlos Menem y Eduardo Duhalde, y además contra el ex ministro del Interior Carlos Corach y el ex gobernador Carlos Ruckauf, a quienes se calificó de «cómplices, oportunistas, mentirosos y traidores». Otro destinatario de los cuestionamientos más duros del acto fue el suspendido juez federal Juan José Galeano, quien fue calificado de «sinvergüenza y canalla». Estos últimos conceptos partieron de Sergio Burstein, familiar de las víctimas del atentado, quien combinó esas duras críticas con elogios a Kirchner por haber mostrado un «cambio de actitud» de parte del Estado, aunque advirtió que «sólo con gestos no alcanza». Burstein cuestionó, además, el hecho de que el Gobierno haya dictado recientemente un decreto en el cual el Estado asumió la responsabilidad por «no proteger» a los ciudadanos ante aquel atentado, algo que consideró «oportunista» ya que se publicó poco antes del aniversario que hoy se conmemoró. Por su parte, el titular de la AMIA, Luis Grynwald, se mostró más crítico del Gobierno que Burstein y reclamó que la Cancillería no «deje dormir» el pedido de captura internacional para los iraníes, además de asegurar que la Unidad Fiscal de Investigación del Atentado a la AMIA «no ha logrado avances» en la causa. En ese punto, se registró una contradicción entre los discursos de Grynwald y Burstein, puesto que el familiar de una de las víctimas ponderó la creación de la Unidad -a cargo del fiscal Alberto Nisman- en un pasaje en el que se dirigió directamente al presidente Kirchner, que siguió el acto de pie frente al estrado. Junto al Presidente se ubicaron su esposa Cristina Kirchner y varios funcionarios del Gobierno nacional, como los ministros Aníbal Fernández (Interior), Ginés González García (Salud) y el canciller Rafael Bielsa, además del vocero Miguel Núñez. También siguieron el acto entre el público el gobernador de Buenos Aires, Felipe Solá, y el jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, quien debió soportar una comparación entre hechos impunes como el atentado a la AMIA y la tragedia de República Cromañón. Al término del acto, en el que también tuvo una brillante intervención el periodista Nelson Castro, el presidente Kirchner dijo que los pedidos para profundizar la investigación del ataque sintetizaron «con toda claridad» el pensamiento de los familiares de las víctimas. «El familiar que habló lo sintetizó con toda claridad», dijo escuetamente el presidente Kirchner antes de retirarse de la calle Pasteur al 600, en el barrio porteño de Once. Minutos antes, tanto el titular de la AMIA como Burstein habían hecho notar la diferencia entre la reacción del poder político y la Justicia en la Argentina tras los atentados de 1992 y 1994, y lo que sucedió después de los ataques terroristas en los Estados Unidos (las Torres Gemelas), España (Atocha) y el Reino Unido (Londres). Justamente, el embajador británico en Buenos Aires, John Hughes, encendió una vela en homenaje a las 39 víctimas fatales de los atentados perpetrados en Londres. Un apartado especial del acto fue dedicado a criticar en duros términos al juez Galeano, quien está siendo sometido a un juicio político a raíz de las irregularidades detectadas en la investigación del atentado contra la AMIA, que comandó durante más de 10 años. «Galeano es el responsable de que la Justicia descanse en paz y no así los 85 muertos en la AMIA», enfatizó Burstein, y agregó que «todo lo que (el magistrado) tocó, lo tiñó de ilegal». «Pensar que le creímos, lo bancamos y lo soportamos. Y nos traicionó. Nos mintió. Pero lo más grave de todo es que se burló de nuestros muertos», enfatizó Burstein. Durante el acto, también, los familiares de las víctimas del atentado presentaron un manifiesto dirigido a los integrantes de todos los poderes del Estado y a los candidatos de los partidos políticos que se presentarán a las elecciones de octubre próximo, en el cual se insta a lograr «un país sin impunidad». El manifiesto también reclama a los dirigentes políticos lograr que exista un país con «educación y sin excluídos» y en el que «las cosas cosas que se hicieron mal no se repitan nunca más». Por su parte, Grynwald sostuvo que el de la AMIA fue un atentado con implicancias «antisemitas» y dijo que «en 11 años no se ha logrado investigar y llevar a la Justicia a los culpables». «Sabemos que no es fácil cuando se trata de atentados del terrorismo fundamentalista, pero si bien sus autores intelectuales pueden estar a miles de kilómetros de distancia, los explosivos no vinieron por avión», sostuvo el titular de la AMIA. Tras el acto, el gobernador Solá dijo que le da «vergüenza que no haya avances» en la investigación, mientras que el presidente de la DAIA, Jorge Kirszenbaum, aseguró que «el Gobierno nacional y la senadora Cristina Fernández manifestaron su vocación para encontrar el camino de la verdad».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat