Inicio NOTICIAS La policía palestina y Hamas se enfrentan con las armas y agitan el fantasma de la guerra civil

La policía palestina y Hamas se enfrentan con las armas y agitan el fantasma de la guerra civil

Por
0 Comentario

A sólo un mes de la prevista retirada israelí de Gaza, numerosos tanques del Tsahal se preparaban anoche para una posible invasión de la Franja, con el objetivo de hacer frente a los ataques de misiles y de proyectiles de mortero protagonizados por Hamas y la Yihad Islámica. Es la primera vez, en los cinco meses de tregua, que hay una concentración de fuerzas israelíes de tal dimensión en las zonas palestinas. La situación de calma o tahadie está más olvidada que nunca. En dos operaciones selectivas de la fuerza aérea israelí perdieron la vida seis militantes del movimiento islámico.

El grupo integrista Hamas lanzó ayer una ofensiva a dos bandas contra las fuerzas policiales de la Autoridad Nacional Palestina y contra objetivos civiles israelíes.

A lo largo de la noche y del día de ayer, Hamas lanzó mas de una treintena de misiles y de proyectiles sobre los poblados israelíes de Sderot, Shaar Haneguev y Najal Oz, y los asentamientos de Gush Katif, provocando un incendio en la primera localidad, una niña y una joven heridas, y daños materiales.

El presidente de la ANP, Mahmud Abbas (Abu Mazen),que se encuentra en Gaza, declaró el estado de emergencia y ordenó al ministro del Interior, general Nasser Yusuf, que encabeza las fuerzas de seguridad palestinas, que tome todas las medidas necesarias, incluso haciendo uso de la fuerza, para poner fin inmediato a estas agresiones.

Ayer de madrugada, fuerzas policiales palestinas detectaron en el norte de Gaza un vehículo con seis militantes de Hamas, miembros de un comando que se dirigía a lanzar misiles Kasam sobre Israel. Horas antes, uno de sus ataques había provocado la muerte de Dana Galcowicz, de 22 años, alcanzada de lleno en el poblado de Netiv Haasara cuando se encontraba al lado de su novio, en su casa. La policía palestina ordenó al conductor del vehículo de Hamas que se parase y éste no obedeció. Los policías abrieron fuego y mataron a un activista e hirieron a los cinco restantes.

Poco después empezaron intensos tiroteos en el barrio de Zeitun, cuando fuerzas policiales de la ANP rastrearon el lugar en busca de otros comandos integristas. Cientos de vecinos del barrio observaban los combates desde las azoteas de sus casas. Decenas de miembros del brazo armado de Hamas -Az A-Din El Kasam- abrieron fuego contra los soldados, contra bases militares y quemaron una comisaría, un carro blindado y tres jeeps. Un niño y un joven palestino perdieron la vida en el tiroteo y hubo 25 heridos (entre ellos, seis policías). En los funerales muchos hablaban del fantasma de una temida guerra fratricida.

Enmascarados del brazo armado del Hamas convocaron una rueda de prensa en la que acusaron a la ANP de recibir órdenes de Israel. «Az-A-Din El Kasam cortará el brazo de todo aquel que intente enfrentarse a nuestros ataques sagrados contra el enemigo», advirtieron.

Los militantes de Hamas exigieron también el cese inmediato del ministro del Interior, Yusuf, al que acusan de ser responsable de «crímenes contra el pueblo palestino». Y añadieron: «Si él sigue en su puesto, se pondrá en peligro la unidad de nuestro pueblo».

Abu Mazen canceló las reuniones que tenía previstas con dirigentes de Hamas y de la Yihad para intentar que respeten la tregua con Israel. En la madrugada del viernes, el rais palestino recibió una llamada de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleeza Rice, en la que le exigió adoptar «todas las medidas necesarias para impedir los ataques integristas y los atentados suicidas». El rais palestino intenta que la guerra fratricida con Hamas no se traslade también a Cisjordania.

A lo largo de esta última crisis, el ejército israelí no se quedó con los brazos cruzados. El viernes por primera vez en meses, aviones israelíes bombardearon seis centros de Hamas en la ciudad de Gaza sin provocar víctimas. El Tsahal dividió la Franja en tres partes, para dificultar el paso de comandos de Kasam.

Al mediodía, tuvo lugar en el Ministerio de Defensa de Tel Aviv una reunión del ministro Shaul Mofaz con el Estado Mayor del ejército y con los jefes de todos los servicios de inteligencia. Mofaz declaró que el Tsahal no puede cerrar los ojos mientras los radicales continúan disparando sin parar sobre Israel.

El ministro laborista, Yitshak Herzog, opinó que después del atentado de Natanya y de las decenas de ataques de misiles, Israel continúa intentando contenerse; pero no por mucho tiempo. «Estamos en nuestro derecho de actuar».

Horas después de la reunión, varios helicópteros de combate israelíes lanzaron misiles sobre un comando de Hamas en la aldea de Salfit, al lado de la colonia de Ariel en Cisjordania, y causaron la muerte de dos integristas. Minutos después, otros helicópteros atacaron un coche en Gaza. En el ataque perecieron cuatro activistas de Hamas y se destruyeron muchos Kasam, cuyos restos quedaron dispersados por la carretera.

Dentro de un mes exactamente está previsto el inicio de la retirada israelí de Gaza y del desmantelamiento de sus 21 asentamientos. Con los ataques de los últimos días, los radicales palestinos quieren expresan a Abu Mazen que no están dispuestos a aceptar su administración exclusiva en Gaza. Mientras Hamas y Yihad intentan enseñar a la calle que la evacuación israelí es resultado de su guerra santa, Abu Mazen no quiere que esta ocurra «bajo fuego», para subrayar la victoria de la vía negociadora.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat