Inicio ISRAEL Hoy en la historia judía / Nacía Eli Cohen, el espía que logró infiltrarse en Siria

Hoy en la historia judía / Nacía Eli Cohen, el espía que logró infiltrarse en Siria

Por IG
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Eli Cohen fue reconocido como uno de los más exitosos espías de los tiempos modernos. Nació el 26 de diciembre de 1924 en la localidad egipcia de Alejandría, hizo aliá (emigración judía a Israel) en el 57. Tres años después fue reclutado por la Inteligencia israelí y tras una intensa instrucción que incluyó el perfeccionamiento del árabe, el estudio del Corán, fotografiar de forma discreta lugares sensibles y el uso de las comunicaciones, asumió el rol de empresario sirio que vuelve a casa tras unos años en Argentina.

Para establecer su coartada, Cohen se fue a Argentina en 1961 y rápidamente logró vincularse con lo más alto de la aristocracia árabe porteña. Gracias a la ayuda del director de la revista Mundo Arabe accedió a la embajada siria en la Argentina, donde conoció al general Amin el Afezz, agregado militar sirio.

En diciembre de 1961 partió a Siria vía Zurich. Durante los siguientes años, usando el apodo de Kamel Amin Tsa’abet (pronunciado habitualmente como Sa’bet o Tha’bet), Cohen ganó con éxito la confianza de varios militares sirios y oficiales del gobierno.
Si bien Cohen no era James Bond, su inteligencia veloz, su mente retenida, su capacidad lingüística y otros atributos especiales le permitieron ingresar a Siria e incluso su operación más resonante fue un viaje a las fortificaciones sirias de los Altos del Golán.

En 1964 su control fue transferido al Mossad como parte de la reorganización llevada a cabo en los sistemas de inteligencia israelíes. Pero en enero de 1965 fue sorprendido in fraganti por expertos soviéticos enviando mensajes de radio y por este hecho fue condenado por espionaje.

Pese a los esfuerzos internacionales para que Siria cambiase la sentencia de muerte, incluso el Papa Pablo VI pidió por su vida, Cohen fue ahorcado al amanecer del 18 mayo del 1965 en la plaza Marja de Damasco.

Su cuerpo se mantuvo colgado durante seis horas, con un cartel en el que se describían sus «crímenes» y su «servicio al enemigo». En la actualidad, Siria rechaza devolver los restos de Eli Cohen a su familia para un entierro en Israel.

Este año a 53 años de esa tragedia, su reloj fue hallado en una operación en la sombra del servicio secreto israelí al norte de Tel Aviv. «Nunca olvidaremos a Eli Cohen. Recordamos su legado, dedicación, valentía, determinación y amor al país», dijo el jefe del Mosad, Yossi Cohen, a la familia del agente que logró ganarse la confianza de los principales jerarcas de Siria.

Según cuenta la historia, los mensajes de Cohen enviados clandestinamente desde su casa en la capital siria fueron vitales para Israel. Incluso su infiltración en el régimen sirio fue tan profunda que estuvo a punto de ser nombrado ministro.

Cohen se convirtió en un héroe nacional en Israel y muchas calles y barrios llevan su nombre. En el Bar Mitzvah de su hijo, en 1977, asistieron el Primer Ministro Menachem Begin, el ministro de Defensa Ezer Weizmann , el Jefe de Estado Mayor Mordejai Gur y varios agentes del Mossad.

Incluso se erigió una piedra conmemorativa a Cohen en el Jardín de los Soldados Desaparecidos en el Monte Herzl, Jerusalem.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat