Inicio Naale Naalé: “A pesar del coronavirus, más del 80 por ciento de las familias decidieron dejar a los chicos con nosotros”

Naalé: “A pesar del coronavirus, más del 80 por ciento de las familias decidieron dejar a los chicos con nosotros”

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- La representante Regional de Naalé, Gaby Gitelman, mantuvo una entrevista con ItonGadol sobre cómo siguió funcionando la estructura de la institución a pesar de la pandemia del coronavirus y destacó la confianza que expresaron las familias al dejar a sus hijos en el campus.

“El único espacio apoyado por el gobierno de Israel para seguir abierto fue Naalé. Realmente para nosotros fue excelente, porque los chicos continuaron con sus actividades físicas y extracurriculares, con los estudios online y, por otro lado, no estaban solos. Los coordinadores, los madrijim y el director de Naalé se quedaron a vivir con ellos”, subrayó.

Naalé es un programa destinado a adolescentes que deseen terminar el secundario en Israel. Se trata de una beca completa que incluye pasaje aéreo, estadía, comidas, paseos culturales, materiales escolares, apoyo escolar, orientadores, tutores, psicólogos y seguro de salud completo.

-¿Cómo estuvo funcionando Naalé en el último tiempo?
-En septiembre llegaron de Sudamérica más de 100 jóvenes que pasaron el examen de admisión. Obviamente, como todo el mundo, nos encontramos en el mes de marzo con un inicio de la cuarentena en Israel, donde se les avisó a las familias, antes del cierre de las fronteras en Israel, la posibilidad de que sus hijos se quedasen en Israel en nuestros complejos del campus o podían volver a sus países de origen con sus familias. Creo que por la rapidez con la que se tuvo que tomar la decisión, más del 80 por ciento de las familias decidieron dejar a los chicos dentro de la estructura de Naalé, para nuestra buena sorpresa y con muchísima confianza. Las escuelas en Israel se cerraron, los chicos tuvieron educación online dentro de la estructura del campus de Naalé y continuaron con su vida. A diferencia del tipo de cuarentena que se hace en Sudamérica, ellos estaban en un espacio abierto, con distanciamiento social, con normas que el gobierno y el ministerio de Salud estaban aplicando. Pero el único espacio apoyado por el gobierno de Israel para seguir abierto fue Naalé. Realmente para nosotros fue excelente, porque los chicos continuaron con sus actividades físicas y extracurriculares, con los estudios online y, por otro lado, no estaban solos. Los coordinadores de Naalé, los madrijim y el director de Naalé se quedaron a vivir con ellos y tenían el servicio de comidas que tienen diariamente, con los cuidados que pedía el ministerio de Salud.

-Para los que aún no los conocen, ¿cuál es la característica particular de Naalé?
-Naalé es un programa del gobierno de Israel con la ayuda de la Agencia Judía y apoyado por el ministerio de Educación. Es un programa para terminar el secundario, los últimos tres años en Israel, con una beca total, viviendo en una primiá. La primiá en español significa “internado”, que quizás suena feo, pero en realidad es un campus que les permite a los chicos tener su vida cotidiana allí adentro y asistir a las escuelas con las que nosotros trabajamos. La edad para presentarse en Naalé para el examen de admisión es de 14 años hasta 16 años y 9 meses. Es un programa con visa de estudio, no es de aliá. Tenemos tres espacios de exámenes en Sudamérica, en Brasil, Argentina y Colombia. Ahora, con el coronavirus, los exámenes están pospuestos hasta que veamos cómo avanza esta situación.

-¿Hubo un crecimiento de la cantidad de jóvenes que eligieron Naalé?
-En Argentina no hubo trabajo de coordinación durante tres años. Yo retomé el trabajo coordinando Sudamérica y realmente para nuestra sorpresa, hace dos años atrás sólo habían salido tres chicos de Argentina y el año pasado se presentaron al examen 34 personas, de las cuales pasaron 25 que hoy están en Israel.

-En el nuevo mundo que se viene, que va a quedar muy lastimado económicamente, ¿creen que las familias verán en Naalé una oportunidad?
-Sí. Naalé por suerte no fue acompañado por crisis económicas, sino por jóvenes y familias que optaron por tener una mejora en la educación y en su futuro. Obviamente la situación de Argentina, en este periodo de pandemia y en una situación de crisis económica muy fuerte, ayuda al programa a tener un aumento en la proyección de números. Este año ya duplicamos el número de inscriptos solo de Argentina, respecto al año pasado. Esto no significa que las familias estén pasando en sí una situación similar a la crisis del año 2001, pero sí están proyectando anticipadamente que Israel sea para sus hijos una posibilidad de estudios de excelencia, un ingreso a la universidad en el futuro. Desde lo personal, yo veo hoy a mi familia en Israel y veo que cuando el mundo está totalmente parado en esta pandemia, Israel volvió a una vida ‘normal’. En un punto es envidiable. Los chicos de Naalé el domingo pasado empezaron las clases presenciales en la escuela y creo que esto muestra la capacidad que tiene Israel para sobrellevar situaciones de crisis, comparados con países de Latinoamérica que no tenemos esta posibilidad. Lo digo como mamá: envidio la situación de estos chicos, teniendo a mis hijos en Colombia hace 67 días encerrados en mi casa.

-Cuando hablamos de la Startup Nation, de cuestiones tecnológicas que destacan a Israel, ¿qué relación hay con lo que los chicos estudian gracias a Naalé?
-Con casi 10 años de trabajo en Naalé, puedo analizar lo que le pasa a los chicos que egresaron de nuestros secundarios. Israel es la principal Startup Nation en el mundo y nuestros jóvenes tienen esta posibilidad. El 80 por ciento de nuestros jóvenes de Naalé hacen aliá después de terminar el programa, porque se sienten cómodos e integrados a la sociedad israelí. Hablan hebreo perfecto para entrar a la universidad y quieren ser parte de esa sociedad, en la cual tres años atrás empezaron como estudiantes de un secundario. Muchos de nuestros jóvenes hoy están graduados con honores, hacen investigaciones, se han graduado del Technion, la Universidad Hebrea o la Universidad de Tel Aviv. También hay chicos que se han destacado en el ejército. Como programa para quien quiere proyectar un futuro interesante, tanto de trabajo como profesional, Naalé es un puntapié inicial sumamente importante. Naalé ofrece un nivel para insertarse a la sociedad desde otro lugar, mucho más fácil.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat