• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Peleg Lewi: “En cada ciudad de Latinoamérica hay funcionarios que pasaron por Mashav”

05.02.2019 18:30  | 

Peleg Lewi: “En cada ciudad de Latinoamérica hay funcionarios que pasaron por Mashav”

Imagen 1 de 3

Ver más imágenes»

Itongadol/Agencia AJN.- El director de la Agencia de Cooperación Internacional de Israel (Mashav), Peleg Lewi, afirmó que “en cada ciudad de Latinoamérica hay funcionarios que pasaron por Mashav”, durante una entrevista que mantuvo con la Agencia AJN en Jerusalem.

Lewi destacó el avance que tuvo Mashav desde su fundación hasta hoy en día y destacó que actualmente cuenta con una red de 300 mil becarios.

-¿Cómo podemos definir el trabajo de capacitación de Mashav?
-Mashav es un orgullo, porque es una de las organizaciones de cooperación internacional más antiguas del mundo. En 1958 la fundó Golda Meir. Israel en ese entonces era un país pobre, que recibía inmigrantes, que tenía sus propias limitaciones.

-¿Nace llamándose Mashav?
-Sí, era un departamento dentro del ministerio de Relaciones Exteriores y ya entonces recibía muchas críticas, porque la gente de Israel decía ‘¿en qué situación estamos nosotros como para ayudar a otros?’ Pero esto nace de una visita de Golda Meir a África, en donde vio lo que pasaba. Ella entendió que nosotros estábamos mejor y teníamos conocimientos para dar al mundo. Este proyecto tan inmenso de Israel nace del Tikum Olam, la idea de que un judío tiene la obligación de arreglar el mundo. Herzl escribió que cuando hubiera un Estado judío, sería el centro de conocimientos para todo el mundo. Los fundadores del Estado de Israel no pensaban sólo en el ‘ahora’, pensaban ya sobre el futuro.

-¿Cómo continuó Mashav desde entonces?
-Desde entonces fue agrandándose. En los años ’70, Israel tenía más de 80 emisarios israelíes en África y Asia haciendo trabajo de colaboración y desarrollo. Si uno va a capitales de África, muchos edificios fueron construidos por israelíes. Hoy en día estamos en una época buena para Mashav, que por su antigüedad se considera una de las agencias más capaces. Como buenos israelíes y judíos, hacemos lo máximo con los mínimos recursos que tenemos. Si comparamos nuestro presupuesto con los de otras agencias, es una gran diferencia. Pero nosotros con cada dólar que ponemos, tenemos un impacto. Otras agencias, como las americanas o las japonesas, construyen un hospital, una escuela. Lamentablemente, millones de dólares fueron volcados por países desarrollados. ¿Qué resultados hay? No muchos. Porque a los políticos les gusta inaugurar una escuela o un hospital, pero, ¿qué pasa con ello después si no capacita a los profesores o a los médicos? Nada va a pasar: queda como un elefante blanco.

-¿Cuál es la característica especial de Israel en comparación con otras agencias?
-Lo que tiene de especial Israel es que invierte el 90 por ciento en capacitación. Nosotros compartimos la experiencia israelí y el conocimiento con el mundo. Yo no digo que un médico israelí es mejor que uno argentino o peruano. Lo que digo es que tenemos una experiencia a base de sangre y sudor, que podemos compartir con ellos. La noción que tiene un israelí de compartir es parte de nuestra misión. Y sabemos que como compartimos experiencias, también recibimos experiencias. Un médico israelí está siempre a la vanguardia de aprender cosas nuevas y por eso es un mejor médico.

-¿Cómo están viviendo esta diferencia entre el Israel de Golda Meir y este Israel, en su 70 aniversario, pujante por su innovación constante?
-La ventaja que tenemos por ser un país pequeño es que estamos cambiando. Si en los primeros años se trabajaba mucho sobre agricultura, empoderamiento de la mujer, educación básica… hoy en día los temas que toca Mashav son de cyber, innovación, emprendimiento, seguridad, liderazgo juvenil, educación para las ciencias y la tecnología. Vamos cambiando. Nuestros cursos jamás son iguales. Y nuestro target no es el profesor, sino el director de la escuela, el gerente, el que toma decisiones.

-¿Cuántos son los becarios?
-Tenemos una red hoy en día de 300 mil becarios. Algunos están con nosotros desde los años ’60. Es una red de embajadores de Israel. Porque cada una de las personas que fue capacitada por Mashav, tiene un amor a Israel. Todos salen de aquí con una experiencia que les cambió la vida. Como parte de la capacitación, los llevamos a Jerusalem, al Yad Vashem y a Nazaret.

-¿Cómo funcionan estos hombres que se convierten en emisarios?
-En cada país hay una organización que se llama Club Shalom, integrada por ex becarios. Ex una fundación independiente a la embajada. En algunos países son más activos y en otros menos. Nosotros tratamos de activarlos y mantener el contacto con ellos. Tienen seguimientos, videos conferencias, seminarios web. Hay una regla no escrita, pero estas becas de Mashav son para gente que no pertenece a la comunidad judía. Hay casos excepcionales, pero en general es para llegar a público al que Israel no llega. Cuando fui embajador de Paraguay, en el gobierno había cuatro ministros que eran becarios de Mashav. Y el presidente actual de Honduras fue becario de Israel en un curso de liderazgo juvenil. Creo que en cada ciudad de Latinoamérica hay funcionarios que pasaron por Mashav.

-¿Cómo se puede participar?
-A través de las embajadas. Nosotros queremos llegar a público que no sabe de Israel. Por supuesto, Mashav es un trabajo altruista, de desarrollo, pero también tiene sus fines políticos. No vamos a trabajar hoy en día con un gobierno como el de Venezuela o el de Bolivia. Sí hay becarios de una ONG boliviana o de Venezuela. Tenemos becarios de esos países, pero no les damos lugar a esos gobiernos. Hoy en día en Paraguay, después de lo que pasó con la embajada, también tenemos congeladas las becas.

-¿Cómo está funcionando Latinoamérica en general?
-En Latinoamérica tenemos cuatro clases de acciones: primero están las becas para profesionales que llegan a Israel, cortas, de tres semanas. Lo segundo es mandar expertos israelíes a cualquier país de Latinoamérica. Son cursos que se dictan allí, a través de la embajada. Lo tercero es la participación de expertos israelíes en seminarios y congresos. Cualquiera que quiera tener la voz de expertos israelíes, puede comunicarse con nosotros directamente o con la embajada, para que Israel esté presente. Por último, tenemos también proyectos. Por ejemplo, cada becario que vuelve a su país recibe de nosotros un subsidio para presentar un proyecto que tenga que ver con algo que haya aprendido en Israel y nosotros le damos hasta 10.000 dólares para que empiecen. Tenemos países que ya empezaron sus proyectos ahí y se fueron agrandando. En Paraguay, el Central Park tecnológico agropecuario tiene tecnología israelí. Lo mismo está pasando en Perú y Colombia. Son proyectos en los que uno ve algo sobre el terreno, no sólo capacitación.

-¿Qué significa para vos estar sentado en este sillón con esta enorme responsabilidad?
-Creo que soy un beneficiado por D’s, porque puedo hacer un trabajo en el que hago bien a la gente. Porque Mashav es un trabajo que hace bien a la gente, hacemos un cambio en la vida de personas, sociedades y países. Realmente lo bueno que tiene Israel lo estamos exportando sin lucro. Creo que como judío y como israelí es el mayor placer que podemos tener.
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications