• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Lo que el último sobreviviente del asalto al ghetto judío de Roma deja atrás

25.11.2018 15:59  | 

Itongadol/Agencia AJN.- En una nublada mañana de otoño, hace 75 años, los habitantes del ghetto judío de Roma se despertaron abruptamente por el ruido de pasos pesados, portazos y el ladrido de órdenes con acento extranjero.

A las 5:30 de la mañana del 16 de octubre de 1943, unos 300 soldados alemanes empezaron a cazar y acorralar a los judíos romanos mientras sus víctimas aún estaban felizmente dormidas, esperando una habitual mañana de Shabat. No iba a ser.

A las 2 de la tarde, la operación antijudía del comandante de las SS Herbert Kappler estaba completa. Después de 30 horas de detención, los 1,022 judíos arrestados en la redada fueron enviados desde la estación de tren Tiburtina de Roma a Auschwitz-Birkenau.

Apenas 16 de las víctimas, 15 hombres y una mujer, regresaron a casa dos años después. Entre ellos se encontraba Lello di Segni, el último sobreviviente de esa deportación, que murió el 26 de octubre a la edad de 91 años.






Nacido el 4 de noviembre de 1926, Di Segni fue el mayor de los cuatro hijos de Cesare De Segni y Enrichetta Zarfatti. Asistió a una escuela mixta interreligiosa hasta 1938, cuando se aprobaron las leyes fascistas de segregación racial. La familia vivía en una casa en Portico d'Ottavia, una calle en el histórico gueto judío a lo largo del río Tíber.

En una entrevista con el historiador Marcello Pezzetti en 1995, Di Segni relató cómo la noche del 15 de octubre, soldados alemanes advirtieron a los judíos locales que no abandonaran el vecindario. Ellos desalentaron cualquier intento de escapar, dijo Di Segni, rociando con disparos automáticos en las paredes exteriores de las casas del vecindario.

De hecho, a pesar de que se había firmado un armisticio entre Italia y los aliados en septiembre, muchos judíos optaron por permanecer en Roma. Fueron adormecidos por una falsa sensación de seguridad, habiendo pagado un ostensible "rescate" de 50 kilogramos de oro a los alemanes el 28 de septiembre para evitar entregar a más de 200 personas para su deportación.

Engañados por los alemanes, los judíos romanos fueron deportados a pesar de todo; el número de identificación dado a cada prisionero del campo de concentración se quemó para siempre en los antebrazos de los sobrevivientes.

Durante el internamiento de Di Segni en Auschwitz y luego en Dachau, fue conocido solo como "158526". Deportado con toda su familia, fue el único niño que sobrevivió, junto con su padre Cesare, quien fue enviado a trabajar en las minas de carbón de Upper Silesia

"Como un caballo, el número fijado a mi ropa decía que yo no era más que una bestia", dijo Di Segni a Pezzetti.

Después de 30 días en Auschwitz, Di Segni fue trasladado al Gueto de Varsovia. Sin embargo, cuando las tropas soviéticas comenzaron a avanzar en el frente oriental, Di Segni fue enviado al subcampo de Allach, y luego a Dachau, donde finalmente fue liberado por las fuerzas de los Estados Unidos.

Una comunidad diezmada.
Di Segni estaba entre los 2,489 judíos arrestados por los nazis en Italia. Aunque en Roma, los residentes locales a menudo no cooperaban con los esfuerzos de deportación contra los judíos y la policía se consideraba poco confiable, en todo el país 1,898 judíos más fueron arrestados por italianos.

En una entrevista telefónica, Aldo Pavia, vicepresidente de la Asociación Nacional de Deportados Políticos Italianos a los Campos de Concentración Nazis, e hijo de judíos deportados, le dijo a The Times of Israel que una vez en Roma, Di Segni guardó silencio sobre su terrible experiencia.

Di Segni quería volver a su vida normal, olvidarse de lo que había visto y soportado, y temía que las personas ni siquiera hubieran creído su historia, dijo Pavia .

“Nuestra amistad fue más allá de su experiencia en los campos. "Me fascinó la forma en que describió la atmósfera en Roma en los años anteriores y posteriores a esos trágicos eventos", dijo Pavia. Añadió que el resumen del 16 de octubre de 1943 tuvo un fuerte impacto no solo en la comunidad judía sino también en toda la ciudad.

Pavia subrayó cómo Di Segni solía restar importancia a su papel como testigo, y dijo que su testimonio, después de todo, se habría sumado a lo que ya había dicho su prima Settimia Spizzichino.

Spizzichino fue la única mujer entre los 16 sobrevivientes que regresaron a Roma y se convirtió en una figura italiana destacada en el testimonio de los crímenes cometidos durante la Shoá.

Al recordar las largas conversaciones que los dos solían tener en un bar en la calle Catania, en el centro de Roma, que Di Segni llamaba su "oficina", Pavia dijo que cuando los dos estaban juntos, Di Segni superó su característica resistencia a hablar.

Di Segni compartió historias desgarradoras, dijo Pavia, como la de esconderse detrás de un árbol para evitar que lo viera un camión de las SS cuando pasaba por Birkenau.

Aunque era reservado y, a veces, necesitaba que se le pidiera que hablara, Di Segni iría a las escuelas para compartir su historia con los estudiantes siempre que su salud lo permitiera, dijo Sandra Terracina, del Centro de Documentación Judía Contemporánea, al Times de Israel.

Di Segni también escribió un libro, "Buon Sogno Sia lo Mio", o "Espero tener buenos sueños", cuyo título se inspiró en una pequeña oración que los padres de Di Segni le enseñaron a decir antes de irse a dormir, dijo Pavia.

La pérdida de un hombre - y sus recuerdos.
Los líderes de las comunidades judías italianas y romanas lloraron la pérdida de Di Segni.

"Con su pérdida, perdemos los recuerdos de quienes sufrieron la redada del 16 de octubre y sobrevivieron para contárnoslo", dijo Ruth Dureghello, presidenta de la comunidad judía de Roma.

El concejal de la comunidad Lello Mieli dijo a The Times of Israel que Di Segni había sido como un padre para él. Debido a que cada miembro de la comunidad judía ha perdido familiares en el Holocausto, dijo Mieli, intentaron cuidar de sobrevivientes como Di Segni, a quien llamó "uno de los diamantes de la comunidad".

"A medida que las personas desaparecen, tememos que su testimonio también desaparezca", dijo la también sobreviviente del Holocausto y senadora italiana de por vida Liliana Segre durante una conferencia en la Escuela Secundaria Gelasio Caetani en Roma.

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, también publicó su mensaje de condolencia en Twitter.

Según el Observatorio de Antisemitismo , los incidentes antisemitas en Italia han aumentado considerablemente en los últimos cuatro años. Solo en 2018, hasta el momento se han presentado 159 episodios, incluidos graffiti racista y publicaciones en redes sociales.

Durante la manifestación neofascista del 29 de octubre en el cementerio de Benito Mussolini en Predappio, la activista política Selene Ticchi, anteriormente candidata a la alcaldía en la ciudad de Budrio con el partido de la Nueva Fuerza de extrema derecha, llevaba una camiseta adornada con la palabra "Auschwitzland " Comparando el campo de la muerte con un parque de diversiones.






Al preguntarle qué se puede hacer para contener esta marea de odio, Pavia dijo que el peligro hoy, como hace 75 años, es "descuidar estas señales y dejarlas caer en la indiferencia", y agregó que "el antisemitismo a menudo se esconde detrás reclamos antisionistas ".
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications