• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Dina Siegel del AJC: "Voces palestinas radicales en Chile amenazan el entramado social”

10.08.2018 09:34  | 

Agencia AJN.- La directora del Instituto Belfer de Asuntos Latinos y Latinoamericanos del Comité Judío Americano (AJC, por sus siglas en inglés), Dina Siegel Vann, mantuvo una entrevista con la Agencia AJN luego del reciente viaje de la institución a Chile y afirmó que “los líderes palestinos chilenos han importado el conflicto en Medio Oriente y esto crea un ambiente enrarecido” en el país.

La delegación del AJC, encabezada por el CEO David Harris, mantuvo encuentros hace dos semanas con funcionarios chilenos, incluyendo una cena privada con el canciller Roberto Ampuero, y reuniones con el ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick; el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín; el presidente del Senado, Carlos Montes; y miembros del parlamento.

Los dirigentes del AJC también se reunieron con diplomáticos, incluyendo a la embajadora de Estados Unidos, Carol Pérez, y el embajador israelí, Eldad Hayet así como con jóvenes universitarios judíos quienes han sufrido de primera mano ataques intimidatorios por parte de la Federación Palestina. Shai Agosin, Presidente de la Comunidad Judía de Chile, y su ex dirigente Gabriel Zaliasnik, estuvieron presentes en las reuniones. Ambas instituciones mantienen un acuerdo institucional de colaboración permanente.

Durante la entrevista con la Agencia AJN, Siegel Vann también realizó un análisis sobre Latinoamérica en general: “Vemos la región muy complicada. En la mayoría de las elecciones pasadas y futuras hay mucha imprevisibilidad e incertidumbre”.

-¿Qué significó la visita del AJC a Chile y por qué se eligió ese país?
-La relación con la comunidad judía de Chile es de muchos años atrás. Firmamos un acuerdo institucional con dicha colectividad y, hemos considerado a Chile un líder en la región por su enfoque en los derechos humanos, porque es un país serio y responsable y se ha vuelto un país estable desde su regreso a la democracia. Ha sido pujante económicamente y en otros aspectos. Además, las relaciones con Estados Unidos e Israel son muy importantes. Pero hemos detectado, yo diría en la última década específicamente, un cambio a nivel doméstico, que tiene que ver con la militancia, cada vez mayor, de un grupo bastante radicalizado de líderes palestinos chilenos que están amenazando no sólo el bienestar de la comunidad judía sino el entramado social de Chile como un país de convivencia e inclusión.

-¿Cómo es la situación con la comunidad palestina?
-Si bien varían las cifras, se habla de que Chile tiene 400.000 palestinos. Es la comunidad palestina más grande fuera de Medio Oriente, y es cristiana, lo que la hace bastante extraño, y tiene una comunidad judía de más o menos 20.000 personas. Hasta hace muy poco, había convivencia entre ambas comunidades y, de pronto, este grupo comenzó a articular su identidad palestina con inclinaciones nacionalistas. Eso es absolutamente legítimo pero lamentablemente adoptan una posición maximalista- como Hamas- que está basada en la destrucción de Israel. Son más “hamistas” que Hamás.

-¿Se fueron frustrados de la visita sobre este punto?
-Lanzamos una petición hace varios meses dirigida al presidente Piñera, justamente tratando este tema, que resulto en 6.000 firmas aproximadamente. Posteriormente, nos encontramos con el canciller Roberto Ampuero en Washington, le presentamos los resultados de esta iniciativa y le plantemos el problema. Esta lamentable situación la hemos traído a colación a lo largo de muchos años, ante distintos funcionarios quienes tienden a minimizarlo aduciendo que se trata de un grupo pequeñísimo, radical.

Nuestro objetivo de visitar Chile una vez más y en estos precisos momentos se centraba en mostrar nuestra solidaridad y nuestro apoyo a la comunidad judía de Chile. Tuvimos la posibilidad de conversar mucho más a fondo sobre posibles estrategias para encarar estos retos. Por otro lado, también represento una oportunidad de reunirnos con funcionarios, expresar nuestra preocupación por esta situación conflictiva que está escalando y pedirles que tomaran medidas para encararla. Ya no se trata de la importación del conflicto. El conflicto ya está importado, ya está instalado en Chile y está teniendo efectos nocivos domésticamente. Ahora, creemos que es importante que se tomen medidas para prevenir que no siga polarizando a la sociedad chilena.

-¿Cómo afecta a la región latinoamericana esta sensación que están teniendo desde el AJC?
-Si esto continúa escalando, sienta un modelo que puede ser exportado a otros países de la región. Aunque Chile tiene una situación sui generis por la numerosa demografía palestina, sabemos que en El Salvador, en Honduras, en otros países también existen comunidades palestinas que pueden movilizarse similarmente. En Chile los palestinos tienen conexiones con dos ciudades de los territorios palestinos, que son Belén y Beit Jala. Nuestro planteamiento es que todo esto crea un ambiente enrarecido en Chile, que tiene sus propios retos como sociedad. El conflicto agrega una capa innecesaria a la propia problemática local.

-El AJC se involucró inmediatamente en el tema del atentado a la AMIA y tiene un termostato de diferentes situaciones de crisis en la región. ¿Qué se llevaron de esta visita a Chile con respecto a este termostato?
-Por un lado, los funcionarios con los que nos encontramos fueron sensibles, en su gran mayoría, a nuestra preocupación. Se discutieron diferentes medidas que pueden ayudar a aliviar esta situación. Las medidas incluyen acercar a líderes de ambas comunidades a tener algún tipo de diálogo. El problema es que los palestinos no han querido sentarse con líderes judíos a dialogar. Nos encontramos con estudiantes judíos de varias universidades, incluyendo a Jorge Testa de la facultad de Derecho de la Universidad de Chile quien se enfrentó recientemente a ataques intimidatorios por parte de la combativa Federación Palestina. No importa en qué plantel universitario se encuentren, hay una sensación de vulnerabilidad generalizada.
Nosotros pensamos viajar mucho más a Chile, estar ahí presentes y compartir con los jóvenes y con otros miembros en la comunidad judía de Chile el modelo de AJC de activismo político, de diplomacia global, de construcción de coaliciones. No olvidemos que del otro lado de los Andes se dieron los atentados contra la embajada de Israel, contra la AMIA. Recordemos que el embajador en Buenos Aires era concurrente en Santiago cuando se dio el ataque contra AMIA. Nadie está exento de la posibilidad de futuros atentados. Cuando permean los mensajes de odio y de intolerancia, cuando como en el caso de Chile el sionismo se convierte, en algunos sectores en una palabra para deslegitimar es indispensable actuar en forma contundente. Por ejemplo, en los últimos meses, el grupo de congresistas palestinos radicales en el Congreso introdujo 4 acuerdos virulentamente anti-israelíes.
Sin lugar a dudas todo esto representa un problema no únicamente para la comunidad judía chilena o Israel sino para la sociedad chilena en su conjunto. Es por ello que distintos sectores del país deben de actuar mancomunadamente para imposibilitar que se instalen en el país fracturas que imposibilitan la convivencia y la construcción de consensos nacionales.

-Desde Washington, ¿cómo está viendo el AJC la región en estos meses?
-Muy complicada. En la mayoría de las elecciones que se dieron y están por darse hay imprevisibilidad e incertidumbre.

-¿Está hablando de Colombia, que hay un presidente nuevo?
Colombia, México, las próximas elecciones en Brasil... En Argentina recientemente se revelaron nuevos casos de corrupción, lacra que afecta a toda la región. Persisten brechas socio económicas profundas. América Latina ha entrado en una nueva fase y hay mucha imprevisibilidad de los rumbos que está tomando. El problema de Venezuela se agudiza y se acaba de agregar Nicaragua como un reto para la democracia en la región.

-Cuando escuchamos el discurso del secretario general de la OEA en la AMIA, él sorprendió con una definición muy precisa de lo que es el antisemitismo. ¿Qué piensa de eso?
-Realmente estamos muy gratificados de tener un amigo tan cercano, con el que hemos trabajado desde hace tantos años. Como canciller de Uruguay, nos encontrábamos cada año con él durante la Asamblea General de las Naciones Unidas y, posteriormente, le dimos la bienvenida en Washington como Secretario General de la OEA. Aplaudimos en primer lugar, el que haya viajado a Buenos Aires a ser parte de esta conmemoración y el que de una manera clara y valiente haya denunciado el antisemitismo y de terrorismo y llamado a la región a enfrentar estas dos lacras en forma clara y contundente.

Hace unas semanas lanzamos una petición dirigida a él para que convoque a todos los países de la región a adoptar legislaciones anti-terroristas que identifiquen a los grupos islamistas como un peligro no solo para las comunidades judías sino para la región en su conjunto. Esta es una asignatura pendiente de primer orden. Aún en Argentina no hay una legislación antiterrorista que realmente se enfoque en el terrorismo internacional, con una lista de organizaciones como Hezbollah, misma que sabemos que está presente y activa en la región, entre otras cosas, en el lavado de dinero.

-¿Qué relación hay entre el AJC y esta apertura de embajadas en Jerusalem por parte de diferentes países?
-Aplaudimos la medida. Con Guatemala hay una relación de larga data y hemos apoyado al país antes y más allá de este gesto y así continuaremos. Con Paraguay es la misma situación y hemos trabajado para promover relaciones bilaterales estrechas con Estados Unidos.

-¿Cómo sigue 2018 para el AJC en Latinoamérica?
En unos meses, como cada año, mantendremos reuniones con presidentes y cancilleres de la región durante la apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas. Así mismo, nuestro encuentro estratégico anual para líderes de comunidades judías de Iberoamérica se llevara a cabo en Miami en diciembre. Estaremos analizando las repercusiones de las elecciones, el impacto del apoyo evangélico a Israel en la región, el estado de las relaciones Israel-Diáspora y otros temas de interés compartido.

  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications