• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Amigos de la Universidad Hebrea de Jerusalem. La historia completa sobre el cannabis medicinal

10.07.2018 15:45  | 

 Itongadol.- A todos nos gustaría pensar que el cannabis es una solución potencial para afecciones médicas específicas y difíciles de tratar, como el dolor neuropático o la enfermedad inflamatoria, para las cuales no tenemos los tratamientos ideales. Después de todo, sería poético si la sabiduría de la naturaleza proporcionara la medicina ideal que aún no hemos diseñado.

Esa puede ser la razón por la cual el nivel de exageración, esperanza, enojo y reacción contra el cannabis medicinal en la cultura popular ha llegado a un punto álgido, pero la verdad es más prosaica que poética.

A pesar de los anecdóticos informes en contra, los datos de un creciente número de estudios revisados por investigadores muestran que el cannabis no funciona de manera consistente como un tratamiento viable para condiciones específicas. Además, la cultura dominante del cannabis parece proclamar la noción de que el cannabis es una panacea, empujando la percepción pública de su eficacia más allá de lo que la ciencia ha validado.

Perdón por el juego de palabras, pero el término cannabis describe una clase de plantas, no una terapia adaptada para una indicación en particular o un grupo de indicaciones. Este problema se ve agravado por las barreras que enfrentan los pacientes y los investigadores para acceder a variedades de cannabis adaptadas con una química diversa, y tal vez cuestionable.

Como lo vemos, hay dos caminos principales que la comunidad investigativa debe seguir en paralelo para aprovechar todo el potencial y la promesa de los cannabinoides como medicina legítima. Ambos serán productivos ya que nuestra comprensión del sistema endocannabinoide humano (ECS) continúa creciendo a través de una investigación dedicada.

Uno de ellos es la modificación de compuestos cannabinoides derivados de plantas y semisintéticos aislados que pueden convertirse en medicamentos para atacar el ECS. Otro, que exploraremos con más detalle aquí, criando plantas enteras para combinaciones de compuestos más precisos para aumentar su utilidad terapéutica.

Teniendo en cuenta los tipos de cannabis que están ampliamente disponibles en todo el mundo hoy en día, escribir una receta que diga “cannabis” es tan genérico como escribir una receta para “píldoras”; sin embargo, no necesita ser así.

Es posible criar plantas que rindan proporciones adaptadas de compuestos muy diversos y, por lo tanto, es posible imaginar un momento en que las plantas de cannabis produzcan constantemente material que sirva sinérgicamente como medicamentos eficaces y seguros.

Cuando se trata de adaptar el cannabis para uso médico, es importante distinguir el término genérico de “cultivares” (variedades cultivadas) o “quimiovares” (variedades químicas) cuidadosamente confeccionados y estandarizados con perfiles fitoquímicos bien caracterizados y probados.

Comparado con otros compuestos, los fitocannabinoides individuales (compuestos cannabinoides de las plantas) tienden a actuar de forma muy diferente en el ECS de nuestro cuerpo. Algunos incluso causan efectos aparentemente opuestos. Además, al igual que muchos tratamientos, algunos fitocannabinoides pueden tener un efecto de dosificación bifásico, lo que significa que sus efectos a dosis más altas pueden ser lo opuesto a sus efectos a dosis más bajas.

Esto es cierto, por ejemplo, de dos de los cannabinoides más conocidos. En dosis bajas, el THC puede ser un potente antidepresivo conocido por inducir hiperfagia (comer en exceso o “mordisquear”), pero en dosis más altas, puede exacerbar la depresión, puede estimular la ansiedad y desencadena hipofagia (pérdida del apetito).

Al igual que el THC, el modo de funcionamiento de CBD también suele ser bifásico. Para hacer las cosas aún más complejas, se ha demostrado que estos compuestos funcionan de manera diferente cuando se combinan que cuando se aíslan y se prueban individualmente.

La investigación científica en el campo de los cannabinoides ha sido constantemente motivada al preguntar “qué pasaría si”, y debemos continuar haciéndolo.

¿Qué sucede si las plantas se reproducen de manera que contengan compuestos específicos en cantidades específicas y proporciones adaptadas para alcanzar los objetivos correctos de la enfermedad con efectos adversos mínimos?

Ahora podemos avanzar en esa orientación mejorando nuestra comprensión de por qué nuestros cuerpos responden a los cannabinoides en absoluto.

Los primeros estudios sobre el cannabis de plantas enteras llevaron al descubrimiento de tetrahidrocannabinol en 1964. Eso finalmente nos ayudó a identificar las interacciones con el ECS, que está presente en todos los órganos y afecta a casi todos los procesos fisiológicos.

Estos estudios durante los últimos 50 años han sentado las bases para la medicina cannabinoide.

Destacados científicos de los Institutos Nacionales de Salud de los EE. UU., centrados en la función ECS han resumido bien lo que es tan emocionante del sistema: “... la modulación del ECS tiene una promesa terapéutica para prácticamente todas las enfermedades humanas”.

Para aprovechar plenamente su potencial, debemos mirar más allá lo que sabemos por el cannabis –construyendo sobre esa base y conocimiento– e identificando los medios más seguros y eficientes para modular el ECS para lograr resultados terapéuticos óptimos.

Los esfuerzos para transformar el cannabis herbal en una medicina eficaz han dado pasos importantes en los últimos años, como lo demuestran las publicaciones científicas que destacan las propiedades farmacológicas de los nuevos quimiovares de cannabis.

Esta descripción del cannabis a base de hierbas como quimiovares particulares es fundamental para que los médicos lo consideren una terapia legítima.

Un grupo de médicos canadienses advirtió recientemente que hay poca investigación que respalde la eficacia del cannabis, lo que es muy inquietante para aquellos de nosotros que sabemos que la modulación de la actividad de ECS tiene un gran valor para abordar enfermedades específicas y otras afecciones.

Nuestra decepción no está dirigida a los médicos; más bien, estamos frustrados de que el cannabis de hierbas utilizado para casi todos los estudios publicados haya hecho inevitables tales conclusiones.

Podemos desbloquear esta diversidad fitoquímica potencial a través de un programa de mejoramiento dirigido.

Afortunadamente, ahora se está llevando a cabo un innovador trabajo de mejoramiento que aumentará la probabilidad de que los resultados del estudio se alineen con las esperanzas y expectativas de quienes buscan opciones de tratamiento derivadas del cannabis.

Sin embargo, las posibilidades no se detienen con las plantas. Si bien criamos quimiovars de cannabis específicos y dirigidos, deberíamos preguntarnos si también modificamos los compuestos derivados del cannabis para atacar de forma más precisa y efectiva los desafiantes objetivos de la enfermedad, como se ha hecho durante siglos con otras plantas.

Por: Prof. Joseph (Yossi) Tam. Director del Centro Multidisciplinario para la Investigación de Cannabinoides,
Fuente: The Times of Israel

Colaboró en este artículo: Gary Hiller, Presidente y COO de Phytecs, Inc.
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications