• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Héctor Timerman publicó una carta en el New York Times: "Soy un preso político"

20.12.2017 17:30  |   | Fuente: Clarín

 Itongadol.- El excanciller de Cristina se defiende de las acusaciones de Bonadio. “Escribo estas líneas desde mi casa, donde he sido confinado por los tribunales desde hace más de una semana. Soy un preso político”.

Con esas palabras el excanciller Héctor Timerman (2010-2015) abre una columna de opinión publicada en inglés en el periódico New York Times. Allí, el exministro de Cristina Kirchner se defiende de la situación judicial en la que se encuentra: privado de su libertad, bajo prisión domiciliaria, por su delicado estado de salud.

El juez federal Claudio Bonadio lo investiga por “traición a la patria” y “encubrimiento agravado”. En la misma causa está procesada Cristina Kirchner.

Timerman, quien también fue embajador argentino en Washington (2008-2010), habla de “un proceso kafkiano”. “La defensa de los derechos humanos ha sido vitalmente importante en mi vida personal. Considero a mi diplomacia en este caso una parte de ese ideal. Me encuentro inmerso en un proceso kafkiano que agrava mi cáncer y me roba el tiempo que me queda”.

“Pedí ser juzgado lo más rápido posible. Impedirme conseguir atención médica a tiempo es como condenarme a muerte. La Constitución argentina no permite la pena de muerte. Pero con un juez como este, eso es poca garantía”, dice en referencia a su situación.

Luego explica su versión de los hechos. “Un juez argentino me acusó de traición y de encubrir a los oficiales iraníes acusados de ser los autores intelectuales del ataque terrorista contra la AMIA [...]. 23 años después del ataque, nadie fue condenado y unos pocos hechos han sido esclarecidos desde que ocurrió”, sigue Timerman.

En el artículo, el excanciller da su versión de la investigación del ataque en el que murieron 85 personas en 1994, defiende a la gestión de Cristina frente a la causa y al Memorándum de entendimiento firmado el 27 de enero de 2013.

Y carga contra todo el proceso judicial: “La investigación sobre el ataque estuvo tan viciada y corrupta que en 2004 todo el juicio fue anulado y el juez que la dirigía fue puesto bajo investigación”.

En este contexto, Timerman recuerda que Bonadio, quien ahora lo acusa de “traición a la patria”, fue removido de la investigación en 2005. Y carga contra el procedimiento legal del magistrado.

Timerman cuestiona la figura de la acusación. Algo que Cristina Kirchner, procesada en la misma causa, también hizo en la conferencia de prensa de hace dos semanas. “Traición es una acusación sin precedentes relevantes modernos en nuestro país. Para cometer traición, el país debe estar en un estado de guerra. Argentina e Irán no lo están y nunca lo estuvieron. Hasta el día de hoy, mantienen relaciones diplomáticas. Sin embargo, el señor Bonadio justifica esta acusación sosteniendo que el ataque terrorista es un acto de guerra. Y argumenta que el país estuvo en guerra por 23 años, sin ningún tipo de reconocimiento formal y en contradicción con toda jurisprudencia”, sostiene.

Luego el canciller defiende el Memorándum de entendimiento: “La solución fue un acuerdo entre ambos países: un juez argentino interrogaría a los sospechosos en Irán y comenzaría los procedimientos judiciales para traer la verdad y justicia a las víctimas. También estableció una comisión de verdad no vinculante, compuesta de juristas internacionales que observarían el caso. Para Bonadio, el acuerdo socava la investigación criminal del caso de la AMIA y es el pretexto para mi acusación”.

También se refiere al fiscal Alberto Nisman, quien estaba a cargo de la investigación por el atentado y apareció con un tiro en la cabeza el 18 de enero de 2015. “El fiscal Alberto Nisman se encargó de la investigación de la AMIA y apuntó a un grupo de oficiales iraníes como los diagramadores del atentado. Los tribunales ordenaron que los sospechosos fueron aprehendidos y traídos ante un juez, debido a que la ley argentina no permite los juicios en ausencia. Irán explicó que su ley no permite la extradición de sus ciudadanos, por lo que el caso estuvo paralizado otra década”.

El excanciller vincula, además, a Bonadio con Macri: “Desde que Mauricio Macri asumió la presidencia a fines de 2015, el señor Bonadio impulsó la mayoría de las causas contra Cristina Fernández de Kirchner y encarceló a varios exfuncionarios bajo la figura de la prisión preventiva”.

Y también se refiere al pedido de permiso que tiene que efectuar para ver a sus médicos: “Bonadio rechazó un pedido para liberarme de la prisión domiciliaria, que aparentemente seguirá por un tiempo largo. Algunos días después, determinó que debo pedir permiso para ver a los doctores, una decisión criticada por [la ONG] Human Rights Watch”, argumenta.

El exministro de Relaciones Exteriores escribe en calidad de “colaborador op-ed”, esto es, un escritor destacado que no pertenece al comité editorial del diario norteamericano.

Prisión domiciliaria y embargo

Hasta ahora, Timerman había elegido Twitter para referirse a su prisión domiciliaria. “Es muy humillante”, había dicho.

El 19 de octubre, luego de declarar ante el juez, Timerman habló en un comunicado sobre su delicado estado de salud y dijo que posiblemente no pueda "enfrentar hasta su finalización, la investigación por traición a la patria y encubrimiento que lleva adelante el juez Claudio Bonadio".

También había recordado a Jacobo Timerman, su padre, un histórico periodista argentino, para referirse a su situación.

El excanciller durante la gestión de Cristina fue uno de los protagonistas del Memorándum con Irán, eje de la denuncia que lleva adelante Claudio Bonadio.

Según Bonadio, Timerman participó de las negociaciones y de la redacción y firma del Memorándum de Entendimiento con Irán "sin tener siquiera la mínima formación universitaria mucho menos ningún conocimiento jurídico -ni que decir de procesal penal o de derecho internacional. Redactó un instrumento de tal naturaleza e importancia sin contar con la opinión de expertos y de los organismos especializados de Cancillería, a los cuales ni siquiera consultó”.

En el marco de la causa AMIA, a Timerman se le trabó -al igual que a la expresidenta- un embargo de 50 millones de pesos y se encuentra procesado por "traición a la Patria" y "encubrimiento agravado".

Su abogada es Graciana Peñafort, quien caracterizó al proceso judicial comandado por Bonadio como “un sinsentido jurídico”.
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications