• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

El embajador Friedman se refirió al proceso de paz, a Medio Oriente y al trabajo de Trump

01.09.2017 12:02  |   | Fuente: Jerusalem Post

Itongadol/AJN.- En su primera entrevista como embajador en Israel, David Friedman habla de encontrar la solución de ganar-ganar.

 En julio, unas semanas después de que terminara la crisis del Monte del Templo, David Friedman, el embajador estadounidense en Israel, voló a Washington para una reunión privada con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, la segunda visita de Friedman a la Casa Blanca en el lapso de dos meses.

No solo Friedman es uno de los pocos embajadores que Trump nombró desde que se convirtió en presidente, sino que también goza de acceso directo a él, un activo invaluable para un país anfitrión. En segundo lugar, muestra el interés de Trump en lo que está sucediendo en Israel, en el conflicto con los palestinos y, lo que es más importante, en las formas de resolverlo.

Friedman dejó en claro este último punto durante una entrevista exclusiva -su primera desde que tomó el cargo-. Según manifestó, el conflicto israelo-palestino es una “muy alta prioridad” en la agenda del presidente.

“Si llegamos a la conclusión de que hay una oportunidad aquí que realmente funciona bien para ambos lados, creo que él saltará en esto para ayudar a que se haga”, expresó Friedman sobre Trump.

Friedman era un abogado judío ortodoxo de Long Island en una firma de abogados superior de Nueva York. Hace unos 16 años, comenzó a trabajar con Trump en varios casos de bancarrota. Iniciaron una amistad que luego se consolidó cuando el futuro embajador fue uno de los dos signatarios de la ketuba para la hija de Trump, Ivanka, en su casamiento con Jared Kushner.

Cuando Friedman fue nombrado embajador en diciembre pasado, inmediatamente fue objeto de críticas debido a una serie de comentarios de línea dura que el ex abogado había hecho en el pasado. Su anterior afiliación y apoyo ávido a la empresa de asentamientos y particularmente a Beit El, lo convirtieron en un objetivo inmediato para la izquierda.

Desde que llegó a Israel en mayo, Friedman mantuvo un perfil bajo, aprovechando su tiempo para reunirse con todas las partes del espectro, para aprender más sobre el Estado que fue la fuente de su afecto y apoyo durante décadas, así como para mirar en las maneras de lograr dos objetivos: fortalecer la alianza entre Estados Unidos e Israel y ayudar a lograr la paz y la estabilidad en la región.

Sus opiniones sobre el conflicto israelo-palestino, respondió, no provienen de una fuente ideológica, sino de un enfoque práctico de lo que es posible y de lo que no. “Yo no soy alguien que cree que el resultado debe ser expulsado de una ideología o una creencia religiosa. Creo que el resultado debe ser eliminado de la justificable necesidad de los israelíes de vivir en paz y seguridad”, señaló.

“Mientras exista la cultura del odio, siempre y cuando haya financiamiento del terror, mientras exista el tipo de amenazas que existían y se crearon en la evacuación de Gaza, Israel no puede permitirse otro experimento fallido. No es una función de la ideología. Es una función de lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer”, expresó.

“Creo que la comunidad judía estadounidense tiende a mirar a Israel algo miope”, señaló destacando que ellos creen que la derecha israelí no considera la paz no es posible, y que, en cambio, la izquierda israelí cree que sólo si se termina la “presunta ocupación” Israel se convertirá en una sociedad mejor. “Israel es mucho más matizado que eso”, opinó.

En referencia a las personas que afirman que América no puede ser un intermediario honesto en el conflicto, Friedman expresó: “No creo que nadie que sea un estudiante de Medio Oriente entre en un trabajo como éste sin puntos de vista preexistentes. Tendrías que estar en coma para no tener opiniones sólidas sobre esto en esta posición. Todo el mundo lo hace.”



El presidente, dijo, lo eligió por dos razones principales. La primera era porque creía en sus habilidades. Su nombramiento, sin embargo, también estaba destinado a señalar que “Estados Unidos va a ser un mejor amigo de Israel de lo que había sido en los últimos ocho años”.

Aquí, Friedman hizo una aguda reprensión del ex presidente Barack Obama y su decisión de no vetar la resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU en los últimos días de su presidencia. “Fue una absoluta traición de Israel por parte del gobierno de Obama, tan aguda traición como cualquier presidente que creo que haya infligido a Israel. Por supuesto, después de eso, Trump quiso marcar un cambio, y creo que eso estaba bien dentro de su pensamiento cuando me nombró para ser el embajador “.

Sobre el plan de Trump para lograr la paz, Friedman argumentó que la administración tomó la decisión estratégica de no hablar abiertamente sobre sus planes o los posibles parámetros. “Creemos que la única manera de llegar a un resultado es mantener estas discusiones tan confidenciales como humanamente posible mientras están en marcha, para no ser tirado en diferentes direcciones a causa de fugas”, explicó.

Sin embargo, estimó el objetivo es encontrar una solución que “sea una victoria para Israel y los palestinos”. Además, agregó: “Si no es bueno para ambos, no va a ser hecho, por lo que estamos tratando de encontrar formas de asegurarse de que cada lado mire la oportunidad frente al presente y concluya que la oportunidad es mejor que el presente”.

En la misma línea, Friedman expresó que Trump está preocupado por la violencia y particularmente por el terrorismo palestino que se agrava cada pocas semanas. Pero, agregó, por el otro lado “hace que redoble sus esfuerzos para tratar de ver si esto puede llevarse a una conclusión exitosa”.

El embajador calificó la relación entre el primer ministro Benjamín Netanyahu y Trump preguntamos como “fenomenal”, y añadió: “Creo que tienen mucho en común. Creo que ambos son líderes decisivos”, dijo. “Creo que ambos sirven como líderes de países que están políticamente divididos y tratan de encontrar maneras de mantener los gobiernos funcionando, pero lo principal que diría es la química”.



Sin embargo, hay diferencias. Pese a que aún no hubo intentos por parte de Trump de trasladar la Embajada a Jerusalem, Friedman es un firme defensor de realizar ese movimiento y aseguró que Trump cumplirá con esa promesa.

Una cuestión que dejó de ser un problema en la relación entre Estados Unidos e Israel es la construcción en los asentamientos. En la anterior administración, cualquier anuncio de construcción de asentamientos, o incluso comentarios del primer ministro sobre la expansión de los asentamientos, se enfrentaría con condenas agudas de la Casa Blanca o del Departamento de Estado. Pero ya no más.

Esta semana, Netanyahu prometió que ningún acuerdo sería desmantelado, y desde Washington no hubo una palabra. “La retórica política es realmente irrelevante para nosotros”, dijo, subrayando que hay retórica política en ambos lados, y que “no importa”.



El gobierno de Trump, subrayó, “simplemente no ve los asentamientos de la manera que lo hacía la administración Obama”. Friedman resaltó además que estaba ofendido por la forma en que el gobierno anterior solía hablar sobre asentamientos y terrorismo al mismo tiempo.

“Entiendo que los asentamientos son un problema, y ​​no tengo el menor problema con la gente que quiere discutir los asentamientos en el contexto de las negociaciones de paz, pero los asentamientos y el terrorismo no pertenecen a la misma frase”, subrayó.

En referencia a la posibilidad de que Irán cree en Siria una presencia militar permanente, Friedman destacó que los Estados Unidos e Israel tiene la misma opinión respecto a esta cuestión. “Creo que los estadounidenses apoyan plenamente los objetivos israelíes”.

¿Cómo influyen los problemas internos de Trump en su capacidad para efectuar cambios en el Medio Oriente?
“No creo que tenga ningún efecto en absoluto en su capacidad para ser eficaz en el Medio Oriente”, señaló Friedman, y añadió que independientemente de cómo “él es tratado” en los EEUU, es “universalmente admirado y respetado” en el Medio Oriente Este.

Por último, y en referencia a Trump, Friedman destacó: “Creo que es un líder. Creo que es un motivador, y creo que cuando se topó con los vientos en contra fue porque el establecimiento de Washington ya estaba extraordinariamente arraigado. Ha sido atacado desde el día en que asumió el cargo, pero creo que saldrá bien de esto”, concluyó.


  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications