• Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

¿Un mundo sin miedo? Científicos israelíes obtienen éxito al borrar la memoria del miedo en los ratones

26.03.2017 17:59  | 

 Itongadol.- Borrar recuerdos traumáticos suena a ciencia ficción, pero los científicos israelíes lograron borrar la memoria del miedo en los ratones. Si los seres humanos borran recuerdos no deseados de sus cerebros en el futuro, películas como “Eternal Sunshine of the Spotless Mind” podrían convertirse en realidad.

En un estudio realizado en el Instituto Weizmann de Israel, los investigadores lograron cerrar un mecanismo neuronal por el cual se forman recuerdos de miedo en el cerebro del ratón. Después del procedimiento, los ratones reanudaron su anterior comportamiento sin miedo, "olvidándose" de que antes se habían asustado.

"Esta investigación puede un día ayudar a extinguir recuerdos traumáticos en los seres humanos, por ejemplo, en personas con trastorno de estrés postraumático (TEPT)", explicaron los investigadores en un comunicado.

Según el investigador principal, Ofer Yizhar, "el cerebro es bueno para crear nuevos recuerdos cuando están asociados con experiencias emocionales fuertes, como el placer intenso o el miedo. Es por eso que es más fácil recordar cosas que te importan, ya sean buenas o malas. Pero también es la razón por la que los recuerdos de experiencias traumáticas son a menudo extremadamente duraderos y predisponen a la gente al TEPT".

En el estudio, el equipo de Yizhar examinó la comunicación entre dos regiones cerebrales: la amígdala y la corteza prefrontal. La amígdala juega un papel central en el control de las emociones, mientras que la corteza prefrontal es la principal responsable de las funciones cognitivas y el almacenamiento de recuerdos a largo plazo.

Estudios anteriores sugirieron que las interacciones entre estas dos regiones cerebrales contribuyen a la formación y almacenamiento de recuerdos adversos, y que estas interacciones están comprometidas en el TEPT, pero los mecanismos exactos detrás de estos procesos eran desconocidos.

En el nuevo estudio, los investigadores utilizaron por primera vez un virus modificado genéticamente para marcar esas neuronas amígdalas que se comunican con la corteza prefrontal. A continuación, utilizando otro virus, se insertó un gen que codifica una proteína sensible a la luz en estas neuronas. Cuando brillaba una luz en el cerebro, sólo las neuronas que contenían las proteínas sensibles a la luz se activaban.
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

comentarios

Deje su comentario







Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

en las redes sociales

Facebook
Twitter
YouTube

newsletter

Reciba toda la información por
su casilla de e-mail.


Suscríbase desde aquí »

MANDE SUS DESEOS AL MURO

EDICION IMPRESA

Copyright 2010 ITONGADOL | Todos los derechos reservados

ezink | web applications